Lambán ha reconocido que la propia modificación de los delitos de sedición y malversación ya ha causado “estupor y desconcierto” entre los ciudadanos

“El Gobierno ha dicho que no puede ocurrir lo mismo que con la ley del “solo sí es sí”. Ojalá tenga razón”. Con estas palabras, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha mostrado su deseo de que la modificación de los delitos de malversación y sedición no supongan una rebaja de las penas como ya ha ocurrido con los condenados sexuales. De hecho, ha reiterado su posición “radicalmente en contra” de esta reforma, dejando el beneficio de la duda al Gobierno de Pedro Sánchez.

En este sentido, Lambán ha reconocido que la propia modificación de los delitos ya ha causado “estupor y desconcierto” entre los ciudadanos, y que, si tuviera “efectos indeseados” por Moncloa, beneficiando a los condenados, “estaríamos ante otro problema”. “Han dicho que eso no va a ocurrir y yo le tengo que dar credibilidad al Gobierno”, ha añadido el presidente aragonés.

Por otro lado, Lambán se ha mostrado “muy preocupado” con los efectos “contrarios a los deseos del legislador” que está provocando la Ley del “solo sí es sí” y ve “difícil” que pueda corregirse. “La Ley fue mal planteada, así de claro. No es que tuvieran malos propósitos, sino que se hizo mal. Para el futuro se puede corregir, pero, según dicen los juristas, su aplicación retrospectiva es absolutamente inamovible. Es un problema muy serio”, ha remarcado.

La aplicación de esta ley ya ha dejado sus efectos en la Comunidad. El último de ellos se conoció el pasado martes, cuando la Audiencia de Zaragoza aceptó la reducción de la pena impuesta al autor de una violación que agredió sexualmente a una mujer de 35 años y la abandonó mientras se desangraba en el zaragozano barrio de Valdespartera. Su sentencia, que dictaba catorce años de prisión, pasará a ser de diez tras la revisión solicitada por el letrado de la defensa.

LO MÁS VISTO