Acto por el 40 aniversario de las Cortes
El acto ha homenajeado a los primeros diputados, expresidentes del Gobierno y presidentes de las Cortes

Corría mayo de 1983, con la autonomía recién estrenada. A la Aljafería le quedaban un par de años para ser la sede de la soberanía aragonesa y los diputados llenaban entonces sus despachos de la calle San Jorge. La primera sesión plenaria, para constituir el parlamento, se celebró en la Lonja de Zaragoza. Esas vivencias, hoy recuerdos, constituyen el embrión de las Cortes de Aragón, que ahora cumplen 40 años con el reto, según su presidente, Javier Sada; de continuar en la senda de la “cogobernanza” y el “diálogo” ante “la vorágine de cambios” políticos y sociales que se avecinan.

Este viernes, Sada ha vuelto a estar frente al hemiciclo. Ha tenido delante a la mayoría de diputados de la actual legislatura pero también a invitados para conmemorar las cuatro décadas de la sede parlamentaria. Por los pasillos de la Aljafería, hasta el salón de plenos, han pasado personalidades como la expresidenta Luisa Fernanda Rudi o los expresidentes Ramón Tejedor, José Marco, Hipólito Gómez de las Roces y Santiago Marraco, codo a codo con el actual jefe del Ejecutivo, Javier Lambán.

Al parlamento han regresado algunos que se fueron hace no tanto, como la presidenta de las Cortes entre 2016 y 2019, Violeta Barba; su homólogo en la IX Legislatura, Antonio José Cosculluela o Antonio Embid, que lo hizo en la primera. Junto a ellos, los diputados de ese primer mandato y los trabajadores que les acompañaron han recibido un sonado aplauso de la cámara.

Violeta Barba y Luisa Fernanda Rudi, primeras presidentas de las Cortes y el Gobierno de Aragón, respectivamente

SU PAPEL EN LA HISTORIA DE ARAGÓN

Este viernes ha sido un día para mirar al pasado, “aquellos primeros metros” de la democracia, ha dicho Javier Sada, “que se hicieron con diálogo, pacto y acuerdo”. Uno de los primeros anhelos de esas Cortes fue recuperar La Aljafería, un “testigo» de más de 1.000 años de historia para dar continuidad a una institución igualmente relevante. Porque Sada lo tiene claro: “Es imposible entender la historia de Aragón sin lo que pasó en este edificio”.

Con otro aniversario, el del Estatuto de Autonomía de 1982, todavía reciente, ha destacado el papel del parlamento en su tramitación, así como en la reforma de 2007. Ahora toca mirar al futuro, con la ambición de quien quiere “adelantarse a los cambios sociales y tecnológicos y su influencia en la actividad parlamentaria”.

Hasta la fecha, en palabras de Sada, se han escrito “las primeras cuarenta páginas en democracia” y ahora espera que las siguientes lleguen “avaladas por los buenos resultados cosechados” en todo este tiempo. “El futuro nos espera, acudamos”, ha concluido, para dar paso al himno de Aragón cantado por el coro infantil Amici Musicae con la tribuna parlamentaria en pie. Una imagen para la historia de estos cuarenta años y los que estén por venir.

LO MÁS VISTO