Lambán ha querido aprovechar sus últimos minutos en el hemiciclo para lanzar unos mensajes de despedida a Guillén, Aliaga, Beamonte o Pérez Calvo

En el último Pleno ordinario de la legislatura y con un marcado aroma a despedidas, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha realizado un balance de los últimos cuatro años defendiendo su gestión de la pandemia y las políticas económicas, con la atracción de inversiones para diversificar la Comunidad como principal bandera. Todo ello en un periodo “difícil”, pero “fructífero”, en la que se ha estado, a su juicio, “a la altura de las circunstancias” y que ha supuesto un “espaldarazo” al Estado autonómico.

El primer “vector” en el que, ha asegurado, se ha desarrollado su Gobierno ha sido la “recuperación de los servicios públicos” tras los “destrozos” del PP entre 2011 y 2015, donde “Aragón fue una de las tres comunidades con más recortes sociales”, y que se ha revertido con un “aumento del gasto en inversión”. “Se ha traducido en inversiones en hospitales, centro de salud y escuelas, incremento de profesionales, mejores ratios educativas del país o de las mejores dotaciones de sanitarios por cada mil habitantes”, ha sostenido, incidiendo también en la relación con la Universidad, el avance de expedientes de proyectos renovables o la mejora de la red de carreteras.

Pero lo que ha llevado de cabeza al Ejecutivo durante gran parte de la legislatura ha sido la gestión de la pandemia, la “crisis más grande de España” desde 1939, y en la que “no reparamos en medios para preservar salud y vida de los aragoneses, siempre con criterios científicos y con formulas pioneras”. “Ayudamos a los sectores afectados, como hostelería, turismo o nieve. Al igual que el resto de las comunidades, estuvimos a al altura de las circunstancias, que habrá supuesto el espaldarazo al estado autonómico”, ha destacado Lambán.

Paralelamente, el esfuerzo del Gobierno en materia económica se ha centrado en una “acertada estrategia” de “captación de inversiones”, basado en el “impulso de infraestructuras”, la FP y la “paz social y estabilidad de la política aragonesa”. Con ello, la Comunidad se ha posicionado como un “referente logístico”, en la economía de la nube de la mano de Amazon Web Services, además de la reducción del paro y el incremento del PIB. “La automoción, la economía circular, la farmacéutica o la aeronáutica han sido otros tantos sectores favorecidos por esa estrategia”, ha asegurado el líder del Ejecutivo aragonés.

POLÍTICAS EN BENEFICIO DEL MEDIO RURAL Y APUESTA POR ZARAGOZA

Esa “ambiciosa estrategia” para lograr un modelo económico “diversificado y sostenible”, añade Lambán, habría permitido “equilibrar las oportunidades” del medio rural y el urbano, valorando la apuesta por el “mantenimiento de escuelas, centros de salud, transporte o inversión en banda ancha”, así como las leyes de financiación local, la explotación familiar agraria o la dinamización rural, que “introduce la fiscalidad diferenciada” para los pueblos, ha explicado.

Pero ello se habría llevado a cabo sin olvidar a Zaragoza como un “motor económico y cultural” con “atención prioritaria”. De hecho, Lambán ha citado la aprobación de la Ley de Capitalidad, las subvenciones al Ayuntamiento para los servicios sociales, la puesta en marcha de colegios, el centro de salud del barrio de Jesús, los cacahuetes de la Expo o la habilitación de más suelo industrial.

Además, el presidente aragonés ha defendido un modelo de gobernanza basado en la “transversalidad, moderación y el acuerdo”, entendiendo a Aragón como un “proyecto común”, rechazando el “enfrentamiento” y con un “motor formidable de crecimiento” como el “diálogo entre empresarios y sindicatos”. “Si ese camino nos ha convertido a ser lideres en igualdad y crecimiento, es evidente que Aragón ha encontrado la fórmula del éxito y debe continuarlo”, ha expuesto.

LAS POLÍTICAS DEL FUTURO

Todo ello lo ha puesto de manifiesto a dos semanas de la disolución de las Cortes y dos meses para la cita con las urnas, pero Lambán ha dejado claro que las fechas no van a variar su impulso a “políticas clave en la próxima legislatura”, como las estrategias contra incendios, emisiones difusas o la sostenibilidad del sistema sanitario. “Vamos a continuar con un modelo de crecimiento de éxito basado en la diversificación, sostenibilidad y competitividad. Desde 2015 ha habido 74 declaraciones de interés autonómico, que suponen más de 5.000 millones de euros de inversión y la creación de 19.500 empleos, que aumentarán en próximas fechas”, ha avanzado.

Igualmente, Lambán quiere aprovechar también las semanas previas a las elecciones para impulsar su modelo energético propio, que sería convalidado en el Pleno “escoba” de la próxima semana, la apertura del Centro Aragonés del Talento o avanzar en la creación de una zona franca y la segunda estación del AVE junto al Aeropuerto de Zaragoza.

TIEMPO DE DESPEDIDAS

Por otro lado, Lambán ha querido aprovechar sus últimos minutos en el hemiciclo -a falta de la sesión de control del viernes, para lanzar unos mensajes de despedida. Los más emotivos han sido hacia el portavoz socialista, Vicente Guillén, con toda su bancada ovacionándole en pie, o a su vicepresidente, Arturo Aliaga, a quien ha definido como la “clave de bóveda” del cuatripartito y objeto de “una agresión continua” por “bastantes individuos” que “no merecían decencia política”.

Pero también ha habido palabras hacia los representantes de la oposición. A Luis María Beamonte, que no ejerce como portavoz desde hace año y medio, le ha reconocido su “rigor” y su “aportación vital” a la Estrategia para la Recuperación, insinuando que “quizá por eso le relegaron como líder”. De Daniel Pérez Calvo ha valorado su aportación “fundamental” para la estabilidad. A Álvaro Sanz le ha destacado su “capacidad de trabajo” y “dedicación”, lejos de ser un político “inútil”. Y hasta de Santiago Morón ha mencionado su “coherencia con lo que piensan y proponen”.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR