Azón, durante una de sus sesiones. Foto: Real Zaragoza

El Real Zaragoza ha actualizado la información sobre Iván Azón, que evoluciona “de forma progresiva en el plan de recuperación marcado por los servicios médicos del club”. El delantero sufrió un edema óseo durante el partido de pretemporada frente al Betis y todavía no se ha estrenado, pero ahora parece más cerca. En la planificación y gracias al trabajo con la Clínica Podium, colaborador del Real Zaragoza, el jugador se está sometiendo a una innovadora terapia inductiva de alta potencia.

Esta terapia se lleva a cabo a través de un equipo que genera uno campos electromagnéticos de aproximadamente 3 Tesla (mucho más potente que un equipo de mangetoterapia convencional). De esta forma, se estimulan las células nerviosas, el tejido musculo-esquelético y los vasos sanguíneos de la zona afectada. Tiene una especial indicación en fracturas y edemas óseos, acelerando su recuperación y la calidad de la misma.

En Podium, bajo la supervisión del doctor Ireneo De los Martires, jefe de los servicios médicos, y del readaptador Andrés Ubieto, Iván lleva días realizando carrera continua en tapiz rodante Alter-G. Así puede correr sin gravedad. Esta tecnología usa el aire en una cámara de presión para levantar suavemente al deportista, consiguiendo una reducción del peso de hasta el 80 %. Así se disminuye el impacto con el suelo cuando corre, adecuando la reducción de peso a la lesión y manteniendo la forma acortando los periodos de recuperación.

Esto trabajo es complementario al que Iván viene desarrollando desde el primer día con los fisioterapeutas propios del club y siempre coordinado con los servicios médicos.