Jugadores del Real Zaragoza durante un entrenamiento
Los maños quieren hilar su tercera victoria consecutiva. Foto: Real Zaragoza (Tino Gil)

Uno de los muchos aprendizajes que ha tenido el Real Zaragoza en estos años en Segunda -a veces a base de tortas- es que no puede fiarse de ningún rival. Una vez asumida la cuestión, el equipo está preparado para su próximo partido, ante el colista, el Mirandés. Los de Anduva llevan dos puntos y seis partidos sin ganar, lo que hace el choque un partido trampa. La última vez que los maños se midieron a un colista, hace menos de cinco meses, cayeron estrepitosamente por 0-3. El Alcorcón dio la campanada en La Romareda.

El míster, Juan Carlos Carcedo, va más allá de que sea un partido trampa, que no lo piensa porque sabe que es “muy difícil” cualquier duelo. “Quien conoce la categoría sabe que los jugadores del Mirandés son jóvenes con mucha calidad”, ha señalado. Esa filosofía les ha dado rendimiento “muchos años”, y aunque esté en una mala racha, “con una o dos victorias es un equipo que puede estar en posiciones mucho más elevadas”.

Cada vez que se consiguen tres puntos supone “refrendar el trabajo” que se hace durante la semana. Supone “más confianza y más creencia”. Los jugadores “están convencidos, pero los puntos hacen ver que va en la buena senda”. Ganar sería importante porque, tras las derrotas, “encadenar tres victorias ayudaría a seguir trabajando”. El Real Zaragoza “trabaja muy bien y hay que alargar la racha”. Ahora toca ir a Miranda con ilusión, ambición y siendo respetuosos.

Lo que más le gusta es que el equipo es “solidario, comparto, difícil de ganar, de la categoría”. Para hacer un buen año “tienes que ser difícil”. “Lo estamos, siendo excepto esos 25 minutos del Lugo que fue un desastre y no se podía repetir”, ha afirmado. A partir de ahí, “mejorar la faceta ofensiva, que la gente se vaya sumando a la hora de hacer gol…”. Carcedo está convencido de que lo conseguirán; Mollejo marcó y ahora tienen que incrementar los tantos de estrategia.

EL JUEGO, A PARTIR DEL MIRANDÉS

El equipo se adaptará a lo que ofrezcan los de Miranda, que intenta tener la pelota y obliga a replegarse. Sin embargo, el cuadro maño tiene capacidad de replegarse y adaptarse a lo que proponen los de Anduva. En el Real Zaragoza están “felices” de que la afición viera ganar en casa a su equipo y ahora quieren encadenar el nueve de nueve “sabiendo de su dificultad”.

Lo más importante ahora es que el equipo sea “equilibrado”. “Si consiguiésemos dos o tres goles estaría muy bien, pero habría que ver si tendríamos un balance correcto atrás”, ha sostenido. Aun así, augura que el Real Zaragoza “va a tener capacidad y automatismos”. “Trabajamos para mejorar la eficacia, somos los que más chutamos a puerta, pero necesitamos eficacia. En eso estamos”, ha insistido. Ante el Mirandés puede ser una buena oportunidad, y eso que la forma, como bien sabe el zaragocismo, no importa con tal de sumar tres puntos.

NOTICIAS DESTACADAS