Manu Molina hace un gesto de tres puntos con la mano
Los maños se piden tres puntos para no descolgarse. Foto: Real Zaragoza (Tino Gil)

Tras una caída, no sólo puedes, sino que estás obligado a levantarte. Ya lo logró el Real Zaragoza después del descalabro frente al Lugo, con dos incontestables victorias en El Toralín y ante el Sporting. Ahora, la más difícil todavía, los de Carcedo deben cambiar por completo la imagen ofrecida en Anduva, derrota incluida. Aunque delante tendrán un Eibar que por plantilla y potencial está en el Olimpo reducido de candidatos a todo.

Eso sí, LaLiga Smartbank no entiende de favoritismos ni algoritmos. Con una Romareda donde se espera buena entrada, los maños deambulan junto a la irregularidad del equipo. Quienes estén muy de lunes recordarán hoy al Lugo y Mirandés. Por contra, los del vaso medio lleno ya han visto al Real Zaragoza dar el do de pecho ante equipos superiores por plantel. O rememoran el triunfo del año pasado ante el cuadro armero con un tanto de Alejandro Francés, hoy ausente, a la salida de un córner.

Si ante el Mirandés la creencia popular y generalizada era la de repetir once, lógico y normal tras dos victorias consecutivas, ahora se vive en un polo opuesto. Sin necesidad de una catarsis completa, pero Carcedo agitará el avispero. Hace falta saber cuánto. La principal incógnita reside en conocer si ha llegado el momento de que el técnico apueste por dos delanteros dentro del once titular.

«Azón y Gueye están cogiendo mejor forma y Giuliano nos está dando rendimiento»

Juan Carlos Carcedo, entrenador del Real Zaragoza

Con Simeone como fijo en sus planes, no es de extrañar siendo el que más colmillo ha enseñado, falta por saber si el reloj de Azón está ya a punto o todavía deberá esperar desde el banquillo. Y aunque han pasado desapercibidos por la debacle generalizada, los minutos de Gueye en tierras burgalesas le incluyen, al menos, como una alternativa para cuando el paso del tiempo precise su presencia.

En caso de que Azón sea escogido, alguien deberá ser el damnificado. Muchos focos apuntan a Mollejo, pero selló con su gol la victoria ante el Sporting en La Romareda. Otros hacia Bermejo, precisamente su asistente aquella tarde de sábado. O quizás Vada, pese a que hasta ahora ha sido un indiscutible por delante de sus escoltas, Jaume Grau y Manu Molina. Incluso cuesta que Carcedo le coloque en el carrusel de cambios.

METERSE EN LA BRECHA BUENA

El Real Zaragoza comenzará el encuentro conocedor de todos los resultados de la jornada. Lo hará como decimoséptimo con ocho puntos, dos por encima de la zona de descenso. Y también a cinco de la zona de playoff, que marca precisamente el Eibar. Pese a que LaLiga Smartbank tiende a mantenerse en un puño, lo cierto es que con ocho fechas disputadas sí emerge la primera brecha entre los de arriba y los de abajo.

Ahí, el club maño saldrá al césped con el reto de no descolgarse demasiado pronto, al menos de forma virtual ya que la categoría de plata suele perdonar y conceder oportunidades por doquier. Pero para eso tendrá que ganar a los Stoichkov, Aketxe, Sergio Álvarez y compañía. Empresa difícil, pero jamás jamás imposible.

LO MÁS VISTO