Carcedo entrenando en La Romareda
La victoria es imperiosa para no quedar en una situación delicada. Foto: Laura Trives

Una semana con tres partidos es lo que va durar el periodo de exámenes al que se somete el Real Zaragoza entre el 9 y el 15 de octubre. En estas circunstancias no hay punto medio, es todo un blanco o negro que dejará vivo o muerto al cuadro blanquillo. Carcedo sabe que, ante el Real Oviedo, el Real Racing y el Villarreal B, se la juega de forma que podría ser decisiva. Pero también lo hace un nuevo proyecto que ganaría o perdería, quizá también de forma definitiva, la credibilidad del zaragocismo.

Si el presidente, Jorge Mas, afirmó que al grupo no le caracterizaba la paciencia para lograr las metas, el director general, Raúl Sanllehí, sostiene que la mirada al ascenso es “cortoplacista”. Dicho lo cual, sin perder de vista esas ambiciosas metas, a día de hoy no puede plantearse objetivo mayor que ganar el siguiente partido. Con dos victorias, tres empates y otras tres derrotas, el Real Zaragoza se ubica en el puesto 16, tres por encima del descenso y a cinco del playoff.

OVIEDO, RACING Y VILLARREAL B

Y por este motivo evidente, con tres partidos en siete días, comienza una ronda de exámenes. El primero que superar es el del Real Oviedo, conjunto que viene a La Romareda en el peor momento para hacerlo: ha sumado tres puntos de los últimos 15. Es un arma de doble filo que produce inquietud en el ambiente zaragocista, acostumbrado a no encontrar reposo en las estadísticas. Aun así, siempre es mejor medirse a un conjunto de capa caída que enganchado a los triunfos, y este domingo, el Real Zaragoza no puede permitirse dar vida a los asturianos.

Sin tiempo que perder, el cuadro blanquillo tiene que poner rumbo a Santander, donde el partido ante el Real Racing está fijado el día del Pilar a las 21.00 horas. El Real Zaragoza tiene un compromiso ante otro de los equipos que se encuentra en un momento peligroso, con una victoria y cinco escasos puntos en su casillero. Ocupan la posición 20 y no hallan la fórmula de para ganar, dos motivos de peso para terminar el día de la Hispanidad con seis puntos más que hoy.

Cerca queda también el programado para el sábado siguiente, a las 16.15 horas ante el Villarreal B en La Romareda. Será el último de un periodo de exámenes en el que se entrará con algo más de tranquilidad si los dos anteriores se han sabido sacar adelante. Además, el filial del submarino amarillo es el que mejor se encuentra de los tres, pero sin pasar de media tabla por ahora.

APROBADO O SUSPENSO

Como en todo periodo de prueba, como en todo tiempo de exámenes, habrá un aprobado o un suspenso. Los resultados mandarán, dictarán sentencia sobre el míster y sobre el nuevo proyecto en esta temporada que, para entonces, habrá superado el primer cuarto de liga. Quien no fallará a la cita -probablemente tampoco a la del Sardinero- será una afición consciente de la importancia de obtener el sobresaliente.

LO MÁS VISTO