Vada en Mendizorroza
Ante el Tenerife, dos zarpazos de Vada dieron el triunfo. Foto: Real Zaragoza

De “Lo mejor está por venir” a la caída libre que ha experimentado el Real Zaragoza apenas han transcurrido 15 partidos. Poco más de un tercio de la competición para que el Real Zaragoza se encuentre en el derrumbe, con apenas ocho puntos sumados de 27 posibles. La reacción -dentro y fuera del césped- tiene que ser inmediata porque, a día de hoy, la única angustiosa aspiración es pelear por no descender. Y por mal camino se va jugando como ante el Alavés en Mendizorroza.

Los de Juan Carlos Carcedo apenas han logrado un par de victorias en los últimos nueve partidos. Y de ellas, una fue ante el Villarreal B, equipo de niños que llegó a La Romareda con atrevimiento, pero a la vez con el miedo propio de tan imponente estadio. Aun así, tuvo que ser el capitán, Alberto Zapater, quien lograse el gol triunfal en el último minuto de juego.

También se ganó 0-2 al Tenerife con dos zarpazos de Valentín Vada, que completó su partido del año y volvió a borrarse en Vitoria y en casa ante el Andorra. Y hasta ahí se puede contar en los últimos enfrentamientos, donde el número de derrotas asciende hasta las cinco en nueve partidos. Con un par de empates más, uno ante un Eibar con nueve y otro ante el Real Oviedo, se alcanzan las cuentas: 8 puntos de 27 posibles.

UN DUELO PARA OLVIDAR

Lo vivido en el estadio de Mendizorroza el último duelo, perdiendo ante un Alavés con diez, fue un desastre. Un equipo que jugó una hora con uno menos logró imponerse a los maños y vencer por 1-0 en su estadio. Y lo gordo fue ver cómo, a pesar de esa superioridad numérica, el Real Zaragoza no hizo ni un solo mérito para ganar.

La excusa del límite salarial, válida y real hasta el momento, no tiene cabida esta temporada. Las posibilidades del Real Zaragoza eran superiores también en los despachos, pero no ha servido de nada a la hora de configurar la plantilla. De hecho, ninguno de los fichajes, a excepción de Simeone, es válido para pelear por algo más que mantener la categoría. Y en esas posiciones se mueve el Real Zaragoza.

Tanto el míster, Juan Carlos Carcedo, como el director deportivo, Miguel Torrecilla, entran en horas clave para su futuro. Por lo pronto, el Real Zaragoza suma su segunda jornada con posibilidad de entrar en descenso, y el resto de resultados pueden provocarlo o impedirlo. En esa tesitura está un equipo y una afición que se pregunta qué era eso tan bueno que estaba por venir.

LO MÁS VISTO