Azón marca contra el Oviedo
El delantero apunta a ser baja también ante el Burgos. Foto: Real Zaragoza

Ya estamos a martes y no hay novedad positiva en la enfermería del Real Zaragoza: Iván Azón y Cristian Álvarez siguen de baja. Ni el delantero ni el arquero han entrenado en la primera sesión de la semana tras el pinchazo ante el Málaga y con la vista puesta en el Burgos. El club ha informado de que ambos siguen de baja y no se han recuperado. Por lo tanto, Fran Escribá sigue sin el portero titular y el delantero más querido por la afición.

Toca esperar que no surja ningún contratiempo en los próximos días que debilite todavía más al cuadro blanquillo. Sin estos dos hombres, el míster del Real Zaragoza está apostando por Ratón en portería y por Giuliano y Mollejo en punta de ataque. Muy significativo es que Gueye apenas haya disputado la primera mitad contra el Diocesano y los últimos minutos frente al Málaga.

Es Giuliano quien no puede sufrir ninguna lesión en los próximos días, ya que en ausencia de Azón, se ha erigido como el hombre gol del equipo. Tampoco mucho, eso sí, porque son cuatro las dianas que suma en lo que va de temporada, cifras que no son brillantes pero que se aceptan con gusto debido a su estilo de juego. Garra, coraje y entrega son las características que mejor definen al atacante cedido por el Atlético de Madrid.

En esta tesitura afronta el Real Zaragoza su choque trascendental ante el Burgos. No vale su escaso bagaje de goles en contra ni su puesto de ascenso directo como excusa, porque el cuadro maño tiene que ganar sí o sí. En eso se concentra un Fran Escribá que, tras la victoria del Mirandés ante el Cartagena, tiene que sacar a su equipo de las últimas posiciones, donde el descenso queda a un solo punto.

NOTICIAS DESTACADAS