Bermejo celebra un gol con Gueye
Los maños lograron la victoria en el último suspiro. Foto: Real Zaragoza

En una Segunda División muy competitiva, cinco jornadas sin ganar son muchos puntos perdidos. El Real Zaragoza se enfrentaba al colista de la categoría y quería brindar a sus aficionados una victoria. El ímpetu con el que inician los partidos ya es habitual. También es frecuente el poco acierto de cara al gol que condena al Zaragoza partidos tras partido. El Ibiza sí que aprovechó sus escasas ocasiones y logró adelantarse en el marcador. Los blanquillos de más a menos en la primera parte estaban obligados a reaccionar después del descanso. Escribá cambiaba el planteamiento para revertir la situación. Segunda semana consecutiva en la que Jair ejercía el papel de goleador salvando el poco acierto en ataque de los delanteros y lograba empatar el encuentro. Parecía que el Zaragoza volvería a irse sin llevarse los tres puntos, pero en el descuento, Sergio Bermejo logró poner el dos a uno en el marcador y remontar el encuentro.

En la tónica desde que llegó Fran Escribá, el conjunto blanquillo salió al ataque sin ningún complejo. Aún no se habían acomodado los aficionados en La Romareda y el Real Zaragoza tuvo la primera ocasión en el primer minuto de partido. Un buen arranque de Giuliano por banda izquierda que centraba al primer palo, pero ni Mollejo ni Francho llegaban al remate y el balón se fue por la línea de fondo. La posesión era maña y el Ibiza esperaba paciente su ocasión. No tardó mucho. Tras una pérdida de balón de los locales, Darío se plantaba delante de Ratón, que paró sin problema al tiro del delantero balear.

El Zaragoza se aprovechó de las grietas por banda derecha del Ibiza y la mayoría de sus oportunidades llegaron desde ahí. Francho tendría la más clara con un disparo al borde del área, pero Fuzato mandó el balón a saque de esquina. La intensidad con la que habían empezado los de Escribá hicieron aguas poco a poco. La Romareda se impacientaba cuando el equipo tocaba el balón en su campo mostrando un fútbol lento. El Ibiza, bien plantado y con calma, fue ganando protagonismo en el partido y el Zaragoza se fue haciendo más pequeño.

En los últimos quince minutos de la primera parte, el conjunto balear despertó. Suleiman entraba en el área rival y en una disputa con Nieto, chocaba con la espalda y cayó al césped. El Zaragoza salió ileso de la ocasión y continuaba el asedio visitante. Se habían intercambiado los papeles y, ahora, el Ibiza era quien dominaba el terreno de juego. Los de Alcaraz sí supieron aprovechar su oportunidad. Desde el córner, Javi Vázquez realiza un gran centro que condenaba a Jair, y permitía que Juan Ibiza rematará de cabeza a placer adelantando a los suyos.

La mejor y la peor cara del Real Zaragoza se pudo ver en los primeros 45 minutos. Los últimos instantes de la primera mitad, al conjunto maño les estaba costando entrar por medio y pisar el área rival. La gasolina de los jugadores parecía que se había agotado sin apenas velocidad y endebles atrás. La Romareda se fue al descanso cabreada y con la esperanza de que la situación cambiara.

SEGUNDA PARTE

Como terminó la primera parte, empezó el segundo tramo de partido. Suleiman realizaba una bicicleta y su disparo lo paraba Ratón tras la buena jugada individual del extremo. Al portero del Real Zaragoza no le pudo la presión y tuvo que intervenir en varias ocasiones atajando sin ningún problema para evitar que el Ibiza aumentara la ventaja. Sin ningún dominador claro, el Zaragoza pudo empatar el encuentro tras un buen balón de Fran Gámez a Giuliano, pero Fuzarto atrapaba el remate del ariete blanquillo.

Fran Escribá movía el banquillo con la entrada de Manu Molina tratando de encontrar más toque en el centro de campo e intentar la combinación con Francho. El Zaragoza del inicio volvió a aparecer. La pizarra del entrenador del Real Zaragoza funcionó. Tras un disparo de Francho, que Martín Pascual manda a saque de esquina, llegaba la igualada. En una segunda jugada de córner, Vada realizaba un gran centro a la cabeza de Jair Amador que remata y mandaba el balón al fondo de la red.

El tramo decisivo del choque no tuvo ningún dominador claro y parecía que el partido iba a terminar en tablas. La suerte está vez caería del lado zaragocista, que pocas veces pasa. Un buen centro de Eugeni al segundo palo y Bermejo con un toque forzado lograba marcar el segundo tanto para el Real Zaragoza en el tiempo de descuento. Después de cinco jornadas sin conseguir la victoria, el equipo aragonés suma tres puntos vitales ante el Ibiza para seguir aumentando la distancia con el descenso.

LO MÁS VISTO