Fran Escribá delante del bus
El entrenador está ante la oportunidad de sumar su segunda victoria consecutiva. Foto: Real Zaragoza

Ganó el Real Zaragoza ante el colista en La Romareda un partido que puede marcar la temporada. Lo hizo sufriendo, en el último minuto, pero valió tres puntos que supusieron un chute de moral al cuadro de Fran Escribá. Sin tiempo para celebrar, el cuadro maño prepara la visita a Albacete, donde ha analizado, entre otras cuestiones, las variantes del choque. Y ahí es donde el entrenador ha sido contundente, porque habrá cambios en el once y “quizá en todas las líneas”.

En definitiva, que el Real Zaragoza hará cambios “sí o sí” en el once, aunque no hay problemas físicos importantes más allá de “algún golpe sin importancia”. Los que estaban de baja (Azón, Lasure y Cristian) lo siguen estando y, al menos por ahora, no se suman más a la enfermería. “Cambios habrá seguro, en una semana de tres partidos no me plantearía no hacerlos aun teniendo a todos perfectos. Con 72 horas tiene que haberlos”, ha sostenido. Además, el grupo “está demostrando que están todos preparados”.

El cuadro aragonés aun puede dar más de sí. Hay “un margen importante todavía para mejorar”, y quiere que su equipo sea “defensivamente mucho más difícil”. De los tres partidos disputados en Liga, el del Ibiza es el que menos le ha convencido “a efectos de juego”. Tuvieron posesión, pero en zonas sin peligro. A pesar de que le gusta lo que ve, quiere que el rival dispare menos y, a nivel individual, mejoren arriba. Aun así, el míster ha puesto en valor a su gente. “Hemos tirado más a gol de lo que nos han tirado y hemos generado más de lo que nos han generado”, ha declarado.

Por otra parte, el Real Zaragoza entra en un momento con tres partidos seguidos vencidos. Sumar los nueve puntos sería un salto “tremendo”, y más en una clasificación tan igualada. Esa es la idea. Los maños vienen de un final afortunado, demostrando ser un equipo “que hasta el último minuto se lo deja todo y no baja los brazos”. Los de Escribá van “a pelear cada partido hasta el final” y esperan “enlazar resultados muy buenos”.

UN ALBACETE DE CAPA CAÍDA

El momento es ideal para hacerlo, frente a un Albacete de capa caída que, de los últimos diez partidos, apenas ha ganado dos. El Real Zaragoza tratará de aprovecharse de ello. Escribá les ha ensalzado, ha señalado que cuenta “con jugadores interesantes y mucha capacidad ofensiva”. Viene encajar cuatro goles ante el Mirandés, demostrando que, aunque arriba no van bien, atrás hace aguas. “Ellos saben a lo que se enfrentan y nosotros sabemos lo que nos vamos a encontrar”, ha asegurado el entrenador.

Como suele ser habitual, han surgido nombres propios entre las preguntas de la rueda de prensa. Pape Gueye ha sido uno de ellos, reconociendo que, a pesar de ir bien de cabeza, no recibe centros laterales. También es cierto que, cuando saltó al campo, estaban en él Eugeni y Bermejo, que no se caracterizan por sus centros y sí, como demostró el primero, por pases entre líneas. Por tanto, ha llamado a ser conscientes de que, cuando está el senegalés, tienen “otras alternativas”.

Otro ha sido Álvaro Ratón, sobre el que ha renegado de calificarlo como titular, al igual que no haría “con ningún jugador”. Aun así, ha reiterado la idea de los cambios. Este es un día “para hablar con los jugadores”; habrá molestias y “la plantilla está para eso”. “Si hay algo garantizado es que no están para 90 minutos los once del otro día”, ha sentenciado el míster.

LO MÁS VISTO