Raúl Sanllehí
El director general debe resolver cuanto antes la llegada del director deportivo. Foto: Real Zaragoza

El Real Zaragoza sigue sin director deportivo un mes después de que Miguel Torrecilla fuese despedido de su cargo. A falta de tres semanas y media para la apertura del mercado de fichajes, ahora mismo no hay nadie en el club que esté dirigiendo las operaciones desde esa parcela. Las que se puedan hacer, si se hacen, serán con el visto bueno del director general, Raúl Sanllehí, que sigue a la espera.

En su momento habló de un casting numeroso, de los currículos que le habían llegado desde el primer día, pero no se ha concretado nada. Falta algo que no ha convencido todavía al máximo responsable del Ejecutivo zaragocista. Y si no, sus aspiraciones o su situación, porque han ido saliendo nombres a la palestra, como Juan Carlos Cordero o Pep Boada, y no hay nada concreto. Lo único que se sabe es que “el club está trabajando en ello”, según el área de prensa.

Pero la urgencia en esta tesitura es máxima. Si, contra todo pronóstico, el Real Zaragoza decidiese hacer oficial este lunes la llegada de un nuevo director deportivo, ya se iría tarde al mercado. Los de Fran Escribá, a pesar de la alegría de recuperar el sabor de la victoria, hay que reconocer que lo han hecho contra el colista y en el último minuto. Es decir, hay trabajo por hacer, posiciones por reforzar y jugadores que deben salir.

A estas alturas del año, las áreas deportivas de los clubes tienen las incorporaciones y las salidas encarriladas, a falta de ejecutarlas con el mercado abierto. Y eso, en la entidad aragonesa, es imposible a día de hoy. El Real Zaragoza tiene que aligerar mucho esta operación para alcanzar el mes de enero con ciertas garantías, algo que cada vez se va complicando más porque el tiempo corre en contra.

RENOVACIÓN DE JAIR

Otra de las cuestiones que se debe resolver cuanto antes es la renovación de Jair, pieza clave en el Real Zaragoza desde su llegada. Quedan unos días para que el jugador se encuentre en disposición de negociar con otro club al acabar contrato el 30 de junio. A la vista está que sus actuaciones han dado puntos y que los zaragocistas no pueden permitirse perderlo. Otro argumento más para demostrar que cada día que pasa es más tarde para cerrar la operación.

LO MÁS VISTO