Manu Molina contra el Albacete
El centrocampista salvó una ocasión de gol local de cabeza. Foto: Real Zaragoza

Desde que el Real Zaragoza lograse la victoria por 0-2 ante el Tenerife, el 28 de octubre, no había podido dejar la portería a cero hasta que empató sin goles este martes ante el Albacete. El cuadro blanquillo llevaba encajando goles durante casi un mes y medio, lo que conllevaba, hasta la victoria ante el Ibiza, empatar o perder. Pero esta misma semana se ha deshecho de sus dos males, primero venciendo ante los isleños y, después, guardando a buen recaudo su meta.

Hasta ahora, el Real Zaragoza suma 14 goles a favor y 17 en contra, unos datos que muestran la cara y la cruz del cuadro de Fran Escribá a lo largo de la temporada. No es capaz de transformar de cara a la portería rival, pero también es cierto que es costoso marcar gol al equipo blanquillo. De hecho, no ha perdido ningún partido por goleada, y únicamente dos por diferencia de más de un gol. Estos fueron ante el Mirandés fuera y ante el Andorra en casa.

A la vista está también que no hay grandes goleadores en el equipo. Gueye no se ha estrenado en la delantera, y Mollejo e Iván Azón solo han visto puerta una vez. El máximo goleador del Real Zaragoza es Giuliano Simeone, con apenas cuatro dianas en lo que va de temporada. De hecho, con dos se encuentran empatados Jair y Vada, completando el podio de goleadores en las 19 jornadas que se han disputado hasta la fecha.

REVERTIRLO ANTE EL HUESCA

Lo ideal sería cambiar la dinámica precisamente para el partido que aguarda al Real Zaragoza este sábado, ante el Huesca en La Romareda. Ni que decir tiene que es imprescindible sacar los tres puntos ante un cuadro altoaragonés en el que van cayendo sus opciones de pelear por el playoff. Son muchos quienes se tienen que sumar, entre ellos los citados Mollejo y Gueye, llamados a multiplicar su rendimiento. Los de Escribá vuelven esta tarde al trabajo con la vista puesta en ese partido.

LO MÁS VISTO