Abrazo colectivo de los jugadores zaragocistas tras el gol ante el Ibiza
Los zaragocistas celebran el tanto del triunfo frente al Ibiza. Foto: Real Zaragoza

La importancia de abrir el marcador, mantener el resultado e intentar remontar un partido, son esenciales para llevarse la victoria. El equipo blanquillo está sufriendo en exceso con el tema del gol y le costaba darle la vuelta al marcador con el resultado desfavorable. En estas jornadas, la situación parece haber cambiado. En sus dos últimos choques en La Romareda ante el Málaga y el Ibiza, los de Escribá han logrado o conseguir un empate o llevarse los tres puntos en el último suspiro. Una muestra de mejora que no se veía al inicio de este curso, ya que en los últimos minutos era donde más se sufría, incluso, se perdían puntos como la dolorosa derrota ante el Lugo en el tiempo añadido. Los goles tardíos también cuentan, y mucho, y en los ocho partidos que se han disputado en La Romareda este curso, en cinco de ellos se ha visto un tanto a partir del minuto 85. Para bien o para mal, los partidos en el feudo blanquillo tienen emoción hasta que el árbitro pita el final.

El monotema de la temporada del Real Zaragoza, la escasez de gol, hizo mella en los primeros encuentros. Hasta la cuarta jornada no abrirían la lata. El Zaragoza logró adelantarse en el marcador, pero su bajón le pasó factura. La remontada del Lugo llegaría en el 97 tras un error de comunicación fatídico en defensa. Y es que, ya a nadie extraña en La Romareda los finales de nerviosismo y las tragedias en el resultado, donde lo que sí impera es la emoción. Una emoción que siempre va en aumento por el resultado final incierto, más que por la propia calidad del juego en sí.

EL ZARAGOZA HA SUMADO SIETE PUNTOS EN LOS MINUTOS FINALES

Pero la afición zaragocista también ha vibrado con los goles de su equipo en el último tramo de partido. Aún en la era Carcedo, La Romareda pudo vivir una victoria frenética en el tiempo de descuento ante el Villarreal B. Sería el primer encuentro en el que el Real Zaragoza lograba darle la vuelta al resultado, aunque poco le sirvió a Carcedo tras los malos resultados que continúo cosechando. Su último partido en el feudo maño fue ante el Andorra donde salieron derrotados con dos goles de los visitantes y, de nuevo, el segundo tanto llegaría pasado el minuto 85, en el tiempo de añadido, sentenciando al Zaragoza y a Juan Carlos Carcedo.

Con la presentación de Fran Escribá, el conjunto blanquillo fue mejorando poco a poco. Un progreso que también se vería reflejado en La Romareda. Incapaces de remontar los partidos, el Zaragoza ha cambiado de dinámica, no solo a domicilio, también, en casa. Ante el Málaga, los jugadores tenían más presencia en ataque y llegaban sin miedo. A pesar de no hacer un buen partido, el Real Zaragoza consiguió empatar el encuentro a dos minutos de la conclusión. Un punto valioso que antes se perdía. La tónica ascendente hizo que el sábado ante el Ibiza, los aragoneses lograran la victoria, después de cuatro jornadas sin ganar, pasados los 90 minutos de partido dando un respiro y alegría a su afición.

La sensación de los últimos cinco minutos en La Romareda parece que es negativa, pero se ha ganado más que se ha perdido. Únicamente, ante el Lugo y la sentencia final del Andorra, el Zaragoza no podía reaccionar sin tiempo a los varapalos recibidos en el tiempo extra. Dos partidos perdidos frente a los dos ganados y uno empatado a partir del minuto 85 en su feudo. El Real Zaragoza ha sabido responder y ha conseguido siete puntos en el tramo final de los choques demostrando que están concentrados hasta que acaba el encuentro.

LO MÁS VISTO