Entrenamiento en La Romareda
Ambos equipos llevan más de un mes sin perder. Foto: Carlos Burillo

El Real Zaragoza y el Leganés se enfrentan en Butarque con unas dinámicas envidiables para la inmensa mayoría de los equipos de Segunda División. Entre los dos equipos acumulan un total de 14 jornadas consecutivas sin conocer la derrota, repartidas en cinco para los maños y nueve para los zaragocistas. Además, ambos necesitan continuar en la senda del triunfo para seguir escalando posiciones. Ambos se encuentran a dos puntos de distancia.

Desde que el Real Zaragoza cayese ante el Alavés con Juan Carlos Carcedo, la derrota ha sido desconocida en Liga. No hay mancha en el expediente de Fran Escribá en la competición regular desde su llegada. Lo que se le puede echar en cara es la eliminación copera ante el Diocesano y que le privará de competir el próximo martes. En cualquier caso, tomando la fecha de la caída en Vitoria, el 4 de noviembre, puede decirse que lleva sin perder casi un mes y medio en Segunda División.

Más espectacular es la racha del Leganés. Los de Imanol Idiakez llevan ya nueve jornadas sin conocer la derrota en Liga, desde que lo hicieron ante el Levante. Entonces, el Levante se impuso por 2-1. Era el 16 de octubre, más de dos meses atrás desde la fecha prevista para el duelo ante los maños, el 19 de diciembre. Curiosamente, el Gernika también les eliminó de la Copa del Rey, en los penaltis, tras desarrollarse los 90 minutos y la prórroga sin goles.

Por lo tanto, este choque podría poner fin a la racha de dos de los equipos más en forma de Segunda División. El Real Zaragoza y el Leganés protagonizan un partido de lo más interesante, donde también tiene atractivo volver a ver a Imanol Idiakez en los banquillos. Además, se trata del último partido de la primera vuelta, lo que decidirá el sabor de boca que genera en los aficionados de uno y otro equipo.

EL MERCADO, A LA VUELTA DE LA ESQUINA

Entretanto, el Real Zaragoza se centra – o debería centrarse – en la contratación de un director deportivo. El puesto está vacante desde la salida de Miguel Torrecilla, y el mercado está a la vuelta de la esquina. Exactamente a dos semanas para su apertura, los clubes ya están bien enfocados en ello, con operaciones avanzadas e, incluso, cerradas. En el cuadro blanquillo ya han colocado a Ureña, del Girona, en la capital aragonesa, pero habrá que hacer hueco y avanzar en el capítulo de salidas.

LO MÁS VISTO