Entrenamiento de porteros del Real Zaragoza
El punto de mira está, una jornada más, en la portería

Por mucho que Escribá afirme en rueda de prensa que no hace “cábalas” ni mire la clasificación a estas alturas, el partido del Real Zaragoza de este lunes ante el Leganés es de los que pueden marcar un punto de inflexión en el futuro a corto plazo, de los que te hacen dejar de mirar hacia el descenso y asomarse hacia la zona noble de la tabla. Y todavía a falta de toda una vuelta por jugar, a tiempo de plantearse cualquier objetivo y de no dejar pasar una temporada más.

Porque, en caso de sumar los tres puntos en Butarque, el equipo blanquillo acabará la primera mitad del campeonato a solo cuatro puntos del sexto clasificado, después de que Granada y Cartagena pincharan ante el Lugo y el Racing. Al contrario, si los de Escribá tropiezan en Leganés, se quedarían con un escaso colchón de cuatro puntos sobre el descenso, precisamente, por los triunfos de gallegos y cántabros.

Una diferencia más de planteamiento y sensaciones que de puntos reales en la clasificación, aunque Escribá no quiere pensar en ello y solo piensa en Leganés. “No pienso en el partido más allá de mañana. Si sumas tres te acercarás a los de arriba, pero no pienso en la clasificación. Venimos en buena racha, pero jugamos ante un rival con nueve sin perder. Si un equipo llega mejor, son ellos. No me preocupa más allá. Iremos a ganar”, afirmaba el técnico en la rueda de prensa previa.

Para el entrenador, que volverá al banquillo tras sufrir los cuatro partidos de sanción por las declaraciones de 2021, esta Segunda División es como una “maratón” de 42 jornadas, donde no se confirmarán los objetivos hasta el “kilómetro 30”. “Soy muy optimista por naturaleza. Estamos lejos de lo que quiero, pero era optimista de que íbamos a sumar puntos. No hago cábalas. Solo existe un partido, el próximo. La Segunda es una maratón, y hasta el kilómetro 30 no empiezas. Ahí se verá el verdadero objetivo”, ha señalado.

¿REPETIRÁ EQUIPO TITULAR?

Han pasado nueve días desde la victoria ante la S. D. Huesca, una semana “demasiado larga”, pero que ha servido para recuperar a algunos jugadores que tenían golpes. Así, con el equipo más descansado, Escribá ha avanzado que “lo normal” sería que “haya un bloque de jugadores” que repita titularidad.

Precisamente, y como en cada partido que ha dirigido Escribá, la duda estará en la portería, esta vez si repetirá Rebollo o devolverá a Ratón bajo palos. Y, como ha sido costumbre hasta ahora, tampoco ha despejado quién será el arquero. “Lo digo con sinceridad. Estoy contento con los dos. Tomo las decisiones pensando en el equipo. Pensé que el portero ideal el otro día era Rebollo y el que ponga mañana será porque sea el ideal. No lo hago por presiones. Ya lo llevaba en la cabeza”, ha mantenido.

LO MÁS VISTO