Azón pelea un cuero en La Romareda
El delantero tiene el reto de volver en casa el primer partido de la segunda vuelta. Foto: Real Zaragoza

Hace casi un año, Iván Azón otorgaba la victoria en el minuto 96 al Real Zaragoza ante el Sporting. Fue épico, una fiesta por todo lo alto donde el joven delantero se coronó. El Molinón fue el escenario de tan inmenso triunfo y, precisamente, su debut esta temporada fue ante el Sporting, en La Romareda. El segundo fue ante el Mirandés en Anduva, contra quienes cayeron por 2-0. Y son estos los que tienen que visitar La Romareda el 8 de enero. La famosa lesión que ha tenido apartado de los terrenos de juego a Azón parece estar en camino de solventarse y La Romareda es el gran objetivo.

La vuelta de Azón permitiría al míster, Fran Escribá, tomar algo de aire en la punta de ataque del Real Zaragoza. Hasta ahora, Simeone y Mollejo, ninguno de ellos siendo un delantero centro puro, han sido los titulares. Especialmente ha cumplido el Cholito, pero la responsabilidad del gol no puede caer únicamente sobre él. Por lo tanto, el regreso del canterano se espera como agua de mayo también en un afición que se siente identificada con su garra y su pelea.

Ahora es el momento de volver a ser referente en el Real Zaragoza. Tras sus lesiones de esta temporada, Azón apenas ha podido participar en seis partidos con un único gol en su casillero. Fue ante el Real Oviedo, y de bella factura, pasando el cuero por encima del arquero, y valió para sumar un puntito más. Ahora, el reto está en los tres ante la hinchada blanquilla, permitiendo alejarse de la zona de descenso, de la que hay que huir como de la peste.

EMULAR LA SEGUNDA VUELTA DE LA PASADA CAMPAÑA

Seguro que al 9 zaragocista le vienen a la mente maravillosos recuerdos de la victoria del 27 de febrero de 2022. Fácil será recordar ese 1-1 en El Molinón y, cuando todavía se estaba digiriendo el doloroso empate, su aparición como héroe para conquistar Gijón. La forma fue sencilla, Vada lanzó un balón arriba para que el delantero, el más listo de todos – y especialmente más espabilado que la zaga local – se llevase el cuero, se quedase solo ante Mariño, e hiciese el 1-2.

Sus actuaciones se consolidaron entonces, a pesar de que su primer gol llegó una jornada antes, frente al Leganés. Contando ese, Azón encadenó siete goles en 15 jornadas, unas cifras que llegaron también por la gran gestión de Juan Ignacio Martínez. Sabía perfectamente cuándo tenía que entrar el delantero y cuál debía ser función. Con la defensa rival desgastada, las cifras del ariete se multiplican. El reto es ahora de Fran Escribá para sacar el máximo provecho posible.

LO MÁS VISTO