Juan Carlos Cordero posa en La Romareda
El nuevo director deportivo es ambicioso. Foto: Laura Trives

Tras hacerse oficial el anuncio de Juan Carlos Cordero como nuevo director deportivo del Real Zaragoza, ha tenido lugar su presentación, que podría calificarse como ambiciosa. El nuevo dirigente de la parcela deportiva no ha descartado absolutamente nada, tampoco la parte alta de la tabla. “No me parece que haya pasado ningún tren. Al contrario. Estamos muy vivos, quedan muchísimas jornadas, muchos puntos por jugarse y está todo por decidir”, ha afirmado en su primera comparecencia.

Lo cierto es que, actualmente, el Real Zaragoza está más cerca de los puestos de descenso que arriba, pero “cómo vamos a tirar una temporada”, se ha cuestionado Cordero. Ahora hay dos partidos fuera que el director deportivo califica de “fundamentales para el devenir de la segunda vuelta”. “Queda mucho, puede pasar de todo y con esa ilusión lo afrontamos”, ha insistido.

A pesar de que se han disputado 22 partidos, “hay mucho en juego en la temporada actual”, y eso que reconoce que hay equipos “que tienen más posibilidades y parten con ventaja”. La propiedad y su director general, Raúl Sanllehí, si hacen todos los esfuerzos posibles tendría que derivar en mejores jugadores y plantilla. A Cordero no le cabe duda de que lo harán así para la temporada que viene y “ya mismo”, porque hay un mercado abierto. Es decir, quiere tener a su servicio “todas las posibilidades para tener la mejor plantilla posible”.

En su llegada a Zaragoza, Juan Carlos Cordero se ha mostrado alegre y con confianza por parte del grupo inversor. Han apostado fuerte por él, pero también sabe “cómo funciona el fútbol”. “A los hechos me remito con el paso de entrenadores, de directores deportivos… dependemos de resultados, de ganar partidos”, ha analizado. Conoce “muy bien el fútbol”, está “satisfecho” por esos tres años de contrato; se centra en “sacar resultados, porque no hay tiempo de adaptación” y es “un momento importante” del año.

La temporada y la categoría están “más igualadas que nunca”. No existe “ese equipo que lleva 7 u 8 puntos de ventaja como fueron el Espanyol o el Mallorca”. Aun así, hay varios que han bajado de Primera con presupuestos elevados y otros siete u ocho “que intentan engancharse al playoff”. “Ahí es donde creo que tiene que estar llamado el Real Zaragoza”, ha insistido en su presentación. La campaña está siendo irregular, complicada y “todos no pueden estar”, pero con Escribá ve “una mejoría en juego y resultados”. Por ahí es donde intentará incidir y apostar.

UN CLUB GRANDE

Juan Carlos Cordero llega “a un club grande, con ambición, con ilusión; que quiere estar con los mejores y recuperar lo que antaño ha tenido y la ciudad demanda”. El nuevo director deportivo ha sido jugador y tiene claro que esa es la realidad del club y por la que va a pelear. Cuando te llama el Real Zaragoza “te pone la piel de gallina, en tensión” porque su lugar está “entre los mejores de España”. El dirigente tenía contrato con el Tenerife y tuvo que esperar antes de negociar.

El nuevo directivo no teme la presión, ha tenido desafíos importantes y ve en el Real Zaragoza la exigencia de la ciudad. Algo similar le sucedió en Cádiz y Tenerife, donde a la gente le metía “el miedo en el cuerpo”. Eso entra dentro de su trabajo, asume la exigencia del club y el reto que tiene por delante. Y acepta que solo con resultados habrá tranquilidad, calma en las aguas, conversaciones de fútbol y alegría en el entorno zaragocista.

LO MÁS VISTO