Cristian celebra una parada ante el Mirandés
El argentino regresó dejando la portería a cero. Foto: Real Zaragoza (Tino Gil)

Volvió el Santo, volvió el más grande, volvió Cristian Álvarez. Poco le costó al argentino demostrar que a su legendaria trayectoria en el Real Zaragoza todavía le aguardan varios capítulos por escribir con pluma de oro y diamantes. Y para los no creyentes de cara al futuro, el rosarino ha dejado varios mensajes este miércoles: “Es imposible cansarse cuando estás en un club como este, me gusta vivir en una noria”.

El guardameta ha admitido que es de su agrado “que se resalte todo y se magnifique tanto cuando las cosas van bien o mal”, añadiendo que es su forma “de vivir el fútbol” y es lo que le hace “tener fuerza para competir cada domingo tras domingo en la portería del Real Zaragoza”. Un arco al que retornaba después de muchas semanas fuera por una inoportuna lesión, encontrándose “bien y con confianza”. Sí ha reconocido que al principio le generó frustración, solventada “enfocándose en volver lo antes posible”. Y más al nivel que lo ha hecho, con cuatro intervenciones de mérito frente al Mirandés.

Durante su tiempo fuera ha visto que el equipo “ha ido mejorando” tras la llegada de Escribá, encontrando “un orden a nivel defensivo, con un planteamiento que mira mucho hacia la portería rival”. Eso sí, aviso a navegantes: “Necesitamos puntos, seguir creciendo y salir de una situación que es complicada y puede serlo aún más”, incidiendo en su confianza de “poder aspirar luego a llegar más arriba”.

Discrepa, y mucho, Cristian con pensar ya en la campaña próxima. “No creo que el mensaje sea que la temporada ya ha terminado porque no es lógico”, ha comenzado diciendo. En plena reflexión, ha manifestado que están “en una transición donde sentar las bases para ver hacia dónde se quiere llegar”. Concuerda con la actual propiedad en la idea de “retornar al lugar de privilegio, pero para eso hay que hacerlo con buenas bases” porque “no se puede llegar y armar un equipo de locos cuando no las tienes bien asentadas”. “Eso hará que el club tenga estabilidad, se mantenga en Primera División y aspire a jugar torneos europeos”, ha manifestado.

Como siempre que falta, el debate estuvo servido en su ausencia sobre el inquilino de la portería. Y más este año con dos compañeros peleando su puesto. “Ratón y Rebollo son grandísimos profesionales y tuvieron que alternar la portería, que no es fácil”, ha explicado, echando un capote al gallego al valorar que “llevaba mucho tiempo sin jugar y no es fácil meterse en un campo de fútbol y defender al Real Zaragoza después de mucho tiempo inactivo”. Sobre el segundo, lo ha definido como “una joven promesa, que tiene grandes condiciones y lo ha hecho realmente bien”.

LO MÁS VISTO