Francés y Mollejo celebran el gol
El delantero remató al fondo de la red en el 91. Foto: Real Zaragoza

Victoria maravillosa, de esas que unen, que hacen grupo, que cambian una temporada en el Real Zaragoza. Los de Fran Escribá se fueron perdiendo 2-0 al descanso ante el Villarreal B, pero Azón y un gol en propia puerta harían la igualada con mucho encuentro por delante. Sería Mollejo, en un remate de cabeza perfecto cuando se había entrado ya en el descuento, quien otorgaría la victoria por 2-3 en La Cerámica ante 700 zaragocistas. El descenso se aleja y el Real Zaragoza respira.

Otra jornada de novedades en el once zaragocista. Cristian custodiaba la meta blanquilla con Fran Gámez, Jair, Francés y Gabi Fuentes en la línea de cuatro, este último volviendo a la titularidad. Francho y Alarcón se ubicaban en el doble pivote y Larra y Eugeni en las bandas. La principal novedad se encontraba arriba, con Pape Gueye acompañando a Mollejo. La vuelta de Millán o Fer Niño serían los nombres más destacados de los amarillos.

Fran Gámez aprovechaba una autopista en el segundo minuto de juego para disparar por primera vez, aunque al lateral de la red, en un partido donde solo se oía a la afición maña. La más clara era para el Villarreal B en el 11, con una jugada de estrategia que Fer Niño no logró rematar tras una devolución de Del Moral. Y habría que tener cuidado, porque otra vez el ariete pondría en apuros a la defensa maña, aunque estaba en fuera de juego.

Entre Gueye y Mollejo volverían a poner en apuros a la zaga amarilla. La defensa local perdía un balón peligrosísimo que Mollejo enganchaba de cabeza y se encontraría con Iker Álvarez. Gueye, en el rechace, volvió a toparse con el muro que había impuesto el arquero. Pero el no aprovechar las opciones se pagaría. En un saque de banda, Álex Millán la dejaría para Carlo y este enviaría al fondo de la red para poner el 1-0 en La Cerámica. A punto estaba Millán de hacer el segundo, aunque lo anularon mal sobre el césped.

Pero la cosa no quedaría ahí. Esta vez sería Fer Niño quien dejaría el morro torcido a los maños. Comenzaba la jugada por banda derecha y Lozano filtraría un pase para el delantero que ya apuntaba a peligro. Un recorte del ariete del Villarreal B le dejaba la pelota lista para rematar y enviar al fondo de la red el cuero. 2-0 con 40 minutos de juego. Poco más de los desastrosos primeros 45 minutos, donde el cuadro blanquillo se llevó la pitada de los suyos y dos goles en contra con cero a favor.

SEGUNDA MITAD

Vada y Azón por Gueye y Eugeni querían revolucionar el partido y ofrecer la remontada a los suyos. Pero nada más comenzar, Carlo estuvo a punto de hacer el tercero. Y sin embargo, se pasó al 2-1, porque el recién ingresado Azón haría de las suyas. Diego Collado fallaría clamorosamente y Larra filtraría el pase para el 9 recortar distancias. El argentino recién ingresado también probaría en el 59, aunque sin fortuna. Se comenzaba a ver un partido diferente.

Puche también quería formar parte de la revolución, y en el 64 ocuparía el sitio de Larra. Y aquí llegarían las tablas para empezar a ilusionarse. Puche recibía un cuero tras un desmarque perfecto, la ponía al corazón del área y la defensa local se metería el segundo en propia. El Real Zaragoza sabía salir de una situación que se tornaba de lo más difícil, logrando lo más difícil y soñando con la victoria. El 2-2 sentaba de maravilla, y los maños necesitaban un esfuerzo más para llevarse tres puntos de oro.

Por fin, sería Mollejo quien culminaría la maravilla en el descuento. Gabi Fuentes centraría directo a la cabeza del joven delantero, que remataría a la perfección a la escuadra del Villarreal B para llevar los tres puntos a la ciudad del Ebro. Estallido de alegría, de felicidad y una demostración de corazón y fe que le lleva al Real Zaragoza a alejarse de la zona de descenso.

LO MÁS VISTO