Celebración de gol en La Romareda
El delantero sigue sin cuajar. Foto: Real Zaragoza

Apenas le hicieron falta 45 minutos a Iván Azón, joven canterano del Real Zaragoza de apenas 20 años, para dejar en evidencia la situación que rodea a Pape Makhtar Gueye. En la segunda mitad del partido ante el Villarreal B, bastaron los cambios para hacer tres goles que dieron tres puntos de oro. Azón fue el líder de la delantera en una remontada que hizo estallar de felicidad al zaragocismo tras 90 minutos que se habían puesto 2-0 al descanso. Hizo el trabajo que no supo hacer Gueye y, nada más salir, anotó el gol que sirvió para comenzar a dar la vuelta al partido.

Esa es la primera lectura, pero la segunda señala directamente al delantero senegalés. Gueye llegó al Real Zaragoza con la vitola de fichaje estrella, con el club haciendo creer que la tardanza en su fichaje se debía a la dificultad que entrañaba una operación de envergadura inmensa. Parecía que llegaba al equipo el gran delantero del momento. Además, el director general, Raúl Sanllehí, apeló a la ayuda del grupo inversor como parte fundamental en el fichaje y a la nueva situación económica.

Pero la realidad es que Gueye no tiene nivel para jugar en Segunda División, y a Iván Azón le costó apenas 45 minutos demostrarlo. Es el jugador mejor pagado de la plantilla con diferencia, pero de forma absolutamente inmerecida en virtud de los méritos que ha realizado hasta la fecha. Y el seguimiento al que se supone que fue sometido en los meses del mercado veraniego deja, como mínimo, mucho que desear. Porque el delantero no ha sido capaz de ver puerta y que lo hiciese sería una sorpresa.

Por el bien del Real Zaragoza, Iván Azón ha demostrado estar en plena forma. Y eso que Juan Ignacio Martínez, el técnico que más rendimiento le supo sacar, apostaba por él en los últimos minutos. Con las defensas desgastadas, la efectividad del delantero blanquillo se multiplicaba, y eso lo supo ver JIM en su andadura como zaragocista. Con él anotó en su última temporada siete goles por los cuatro de la anterior, la de su debut en el primer equipo.

En cualquier caso, está claro que el Real Zaragoza necesita un delantero que permita pelear por algo más que la permanencia. Gueye lleva ya trece partidos disputados y no ha anotado ni un solo gol, siendo la persona en quien el club confió esa ardua tarea. Queda trabajo importante en este mercado de invierno, aunque desde luego, es mucho mejor encararlo tras una remontada en el último minuto.

LO MÁS VISTO