Azón cabecea en el partido contra el Villarreal B
Tras la gesta ante el Villarreal B, el Real Zaragoza visita El Molinón, donde hizo otra heroica la pasada campaña. Foto: Real Zaragoza

El Real Zaragoza y el zaragocista Iván Azón tienen marcado el último encuentro en El Molinón ante el Sporting de Gijón a fuego. Con Juan Ignacio Martínez al frente del equipo, los blanquillos recibieron un empate en el descuento que no sentó como un jarro de agua fría al delantero. Quizá fue el único que vio en la adversidad la oportunidad de coronarse y se puso manos a la obra. En la última jugada del duelo, el canterano se llevó un balón para plantarse solo ante Mariño y hacer el 1-2 final. La grada estallaba de alegría igual que en La Cerámica.

Los partidos fueron completamente diferentes, pero la alegría, idéntica. Iván Azón creyó en que podía hacer el 1-2 en el 97 tras haber recibido el 1-1 en el 94. De la misma forma que creyó en que podía remontarse el partido en La Cerámica a pesar de verse 2-0 en el descanso. En este caso lo hicieron todos, empezando por el míster, Fran Escribá, y terminando por Mollejo, autor del gol de la victoria. El resultado fue el mismo: gol en el último minuto y alegría inmensa en el fondo zaragocista.

Viaja el Real Zaragoza precisamente al Molinón una semana después de lograr esa gesta tan pareja. Y lo hace, además, con Iván Azón plenamente recuperado de los problemas que le han tenido apartado de los terrenos de juego. Puede ser titular por primera vez desde la jornada 10, cuando perdieron por 1-0 ante el Racing de Santander. Si se hiciese con un hueco en el once, su regreso coincidiría con el estadio que le vio brillar y otorgar tres puntos en el descuento.

Iván Azón fue imprescindible para ganar al Villarreal B y el hombre clave para sumar tres puntos ante el Sporting de Gijón. El Real Zaragoza le necesita para este duelo en El Molinón, porque también será una motivación reencontrarse con ese estadio que tan buenos recuerdos le tiene que traer. De la misma forma que fue verdugo de los asturianos en el último duelo, quiere volver a serlo y, de paso, confirmar que puede pelear por algo más que la permanencia.

LA VICTORIA COMO ÚNICA SOLUCIÓN

Si el Real Zaragoza quiere alejarse de una vez por todas de la zona de descenso, tiene que ganar al Sporting de Gijón. Los de Fran Escribá han dejado buenas sensaciones desde su llegada al banquillo, y aunque se encuentran más cerca del descenso que del playoff, una victoria podría revertirlo. Para lograrlo, en principio, podrá contar con Iván Azón, que quiere convertirse nuevamente en el gol del conjunto maño. Y, de paso, repetir gesta en tierras asturianas.

LO MÁS VISTO