Mollejo sonríe durante un lance del choque
Mollejo tenía la más clara del partido para los maños. Foto: Real Zaragoza

Derrota por la mínima del Real Zaragoza en su visita al Sporting de Gijón en un choque en el que el conjunto maño no entró bien el partido y acabó pecando su “empanada” inicial durante el resto del mismo. Los asturianos, con nada, ganaban por 1-0 y frenaban de nuevo la teórica progresión del conjunto aragonés. Que a la hora de llevarla a la práctica siempre queda en nada.

De qué sirve preparar un guion durante toda una semana si el borrón llega en la primera escena. Es lo que le sucedió a los de Escribá, que veían como un desajuste defensivo en la banda derecha, con el discutido Larra como protagonista llevaba el primer tanto al Molinón. El Sporting aprovechaba por medio de Queipo para batir a Cristian y llevar el primer mazazo a la moral blanquilla en el minuto 2. Aunque todo siempre es susceptible de empeorar.

Alarcón pisaba por detrás a un futbolista asturiano apenas dos minutos más tarde, el colegiado le sacaba amarilla pero era avisado por el VAR de que podía haber algo más. Y lo había. Pisotón por detrás y roja para el chileno, dejando al equipo con diez desde el 6. Para tratar de salvar el desbarajuste, Escribá reaccionaba con Jaume Grau en lugar de Puche, que apenas había tocado el balón desde el inicio del choque.

Desde entonces, evidentemente al Real Zaragoza le costaba llegar, amparado en las arrancadas de Iván Azón con más fe que sentido futbolístico. Eso sí, metía miedo el canterano en cada una de ellas. El Sporting, pobre y raquítico, buscaba alguna contra para sentenciar y se amparaba en la diferencia de rasero arbitral para mantenerse firme en el 1-0 sin tampoco pasar apuros. La más clara para los maños la tendría Mollejo en el 31 tras un buen centro de Nieto rematado por el ariete, despejado con lo justo por Cuéllar para que tampoco llegara Francho al rechace.

Hasta el ecuador, llegó la moviola de nuevo. El colegiado ni pitaba una falta clara a Mollejo ni paraba el partido por ello, algo sí sucedido en situaciones precedentes durante la primera parte. Tras una serie de rechaces fortuitos Campuzano superaba a Cristian Álvarez con la cabeza llevando el 2-0 al luminoso. De nuevo entraba el VAR en juego y, de forma justa, anulaba el tanto dando vida a los aragoneses de cara a la segunda mitad.

SEGUNDA PARTE

Simeone por Azón era la segunda permuta para los maños. Y de nuevo emergió la polémica. Jugada rápida dentro del área en la que Larra toca la pelota con la mano, pero desde el VAR considera que la tenía pegada y que no era suficiente para señalar la pena máxima. Esquivada esa bala, tocaba en el 54 rezar para que un cabezazo completamente solo de Pablo Insua se fuera arriba cuando remataba en posición muy favorable para hacer el segundo.

Lo cierto es que el Real Zaragoza no sufría atrás, pero tampoco amenazaba ni lo más mínimo el área contraria. Tocaba vivir de alguna jugada aislada de Simeone. Consciente Escribá de que necesitaban inflar los pulmones de oxígeno, tras ya una carga de minutos importante con uno menos, Zapater y Manu Molina entraban al verde. Francho y Vada, los damnificados en el 68. Probaría el delantero argentino desde muy lejos en el 69, aunque Cuéllar no tendría ni que intervenir.

Por si era poco difícil ya puntuar, Nieto veía la segunda amarilla en una jugada aislada. Como tantas había habido, pero el colegiado andaba loco por la música. Con 9, Fuentes entraba por Mollejo. Y aún con todo, el Real Zaragoza encerró al Sporting en su área, teniendo varias jugadas a balón parado con opción de empatar. También los asturianos tenían en el descuento la alternativa de sentenciar, tras una gran combinación entre Pedro Díaz, el mejor de largo, y Cristo que tapaba Cristian.

El choque acababa en derrota por la mínima, con un conjunto aragonés que se quedaba con la sensación de no haber sido inferior ni siquiera con dos hombres menos en el césped. El Sporting, tremendamente mediocre, se llevaba el triunfo amparado en un gol inicial de Queipo y en el abrazo arbitral en el resto del encuentro.

LO MÁS VISTO