El sendero del Río Martín conecta los municipios de Albalate del Arzobispo, Urrea de Gaén, Híjar y Samper de Calanda a través de un agradable recorrido

Si hay un lugar en todo Aragón en el que se puede sentir el frescalor ese es Teruel. Y es que, en la provincia más fría de la Comunidad, hace calor, claro, pero también hay multitud de embalses, cascadas y espacios naturales en los que refrescarse con un paisaje único. De la Comarca del Bajo Aragón a la de Gúdar Javalambre. Te proponemos otros cinco lugares para sumergirte y disfrutar de la provincia. Este verano, no lo dudes y #SienteTeruel.

Sendero del Río Martín (Comarca del Bajo Martín)

Disfruta el auténtico frescalor en la etapa 9 del GR 262 río Martín. Paralela al río en algunos tramos, te permitirá disfrutar del agua y de los sonidos de la naturaleza. Esta ruta conecta los municipios de Albalate del Arzobispo, Urrea de Gaén, Híjar y Samper de Calanda a través de un agradable recorrido de una duración de unas cuatro horas y media sin apenas dificultad. Los impresionantes barrancos y las pinturas rupestres que hoy son patrimonio y tradición hacen del Parque Cultural del río Martín un lugar increíble por el que perderse.

Durante el sendero, además de conectar con la naturaleza, su flora y su fauna, podrás descubrir auténticos tesoros como los restos del convento de Híjar, fundado en 1524, o el acueducto de Samper que te impresionará por sus dimensiones y su bonita arquitectura.

Tampoco te puedes perder el Castillo de Albalate del Arzobispo para sentirte como en un cuento de otra época, los bonitos jardines de Híjar o la villa romana de Urrea de Gaén. También es una estupenda idea acercarse al paraje del Barranco de Valdoria. El valle del agua es una experiencia sensorial. Sus cuevas, la densidad de vegetación, la sonoridad especial, los pasos estrechos entre grandes paredes… dan la sensación de estar en un lugar mágico. Varios pasos entre recovecos y túneles son la guinda de este recorrido. Eso sí, evita las horas centrales del día y ve bien equipado.

Cueva Foradada (Comarca Cuencas Mineras)

Este verano podéis disfrutar con piraguas en el embalse de Cueva Foradada. La actividad se inicia en las instalaciones de la piscina municipal de Alcaine, donde se recibe el equipo personal y las primeras nociones de la técnica de paleo. Son piraguas autovaciables, insumergibles y fáciles de controlar desde el primer momento. El embalse es un lugar único y especial por su extensión, la vegetación que lo rodea o las 272 escaleras de la presa para disfrutar de unas vistas inmejorables de la sierra de los Moros.

Este verano podéis disfrutar con piraguas en el embalse de Cueva Foradada

La actividad acuática se puede complementar con una ruta senderista por los estrechos encañonamientos del río Martín, un recorrido único para disfrutar de un tranquilo sendero con vistas a la Sierra de los Moros. Y si eres capaz de agudizar un poco la vista, a lo lejos, en la montaña, podrás ver un Santuario solar primitivo junto a unas pinturas rupestres de un chamán.

Las pinturas rupestres de la Cañada de Marco te permitirán viajar al pasado a través de unas figuras que representan cabras en colores rojizos y figuras humanas. Allí renace el río Martín a través de los manantiales de Benicozar.

Paraje de los Caños de Gúdar (Comarca Gúdar-Javalambre)

Un refrescante paseo junto al río para toda la familia es lo que ofrece el tranquilo y bonito paraje de los Caños de Gúdar. Es uno de los fenómenos hidrológicos más curiosos de la provincia de Teruel, pues parece que el agua se desborda a través de los diferentes caños que nacen de la ladera. Rodeado de vegetación y un agua cristalina que invita a darse un baño, o al menos a mojar los pies, porque el agua sale fresquita. Es un lugar idóneo para pasar una agradable velada y emprender una aventura trepando en busca de las mejores vistas.

Los Caños de Gúdar son uno de los fenómenos hidrológicos más curiosos de la provincia de Teruel

Otras rutas “estrella ” en verano las encontraréis en el entorno del Gavilán de Manzanera y de la Cascada de la Hiedra en Mora de Rubielos. Para finalizar la jornada podéis sumergiros en las tranquilas aguas del Embalse de Valbona y en las pozas y azudes de los ríos.

Además, si sois de aquellos que disfrutan admirando los cielos estrellados y llenos de constelaciones y estrellas fugaces, en la Comarca de Gúdar-Javalambre encontrarás el mejor escenario para hacerlo. Eso sí, deberás llevar ropa de abrigo y alguna que otra manta y es que el frío llega cuando el sol se va.

“Entrambasaguas”, desembocadura del río Pancrudo (Comarca del Jiloca)

A la desembocadura del río Pancrudo con el Jiloca, junto al puente de Luco de Jiloca, se la conoce con el nombre de “Entrambasaguas”, por un despoblado que debía estar cerca de allí. Es una zona tranquila rodeada de choperas y bosque de ribera donde muchos van a pasar los días de verano. Además del precioso puente “romano” sobre las aguas del Pancrudo, el lugar se relaciona con una ermita que podría formar parte del despoblado medieval.

A la desembocadura del río Pancrudo con el Jiloca se la conoce con el nombre de “Entrambasaguas”

Es un buen punto de partida para descubrir otros lugares relacionados con el agua, aunque no para mojarse, sino para hacer un paseo literario en el río Jiloca en Calamocha, para descubrir el nacimiento natural del río en los llamados Ojos de Monreal, o seguir a las aves en los alrededores de la laguna de Gallocanta.

Puente natural de Fonseca (Comarca del Maestrazgo)

El puente natural de Fonseca (Castellote), en el río Guadalope, se esconde bajo una cortina de agua protegido por el culantrillo de pozo, un helecho que trepa por sus paredes. Entrar en él es toda una aventura solo apta para los más valientes. Si lo consigues la experiencia es inolvidable pues podrás vivir de primera mano lo que supone estar bajo una roca admirando la vegetación y el fluir del agua.

A lo largo del río Guadalope y sus afluentes son muchas las pozas en las que puedes disfrutar del baño. Además, si estás atento, tendrás la oportunidad de ver cangrejos y nutrias de río y si levantas la cabeza es posible que sobre tu cabeza vuelen águilas perdiceras, buitres leonados y correteen cabras montesas. En definitiva, zonas llena de vegetación, flora y fauna que supone un oasis de paz y relajación.

El puente natural de Fonseca se esconde bajo una cortina de agua protegido por el culantrillo de pozo, un helecho que trepa por sus paredes

Y si prefieres algo de turismo patrimonial, no puedes perderte el municipio de Castellote que destaca por conservar vestigios medievales que te harán sentirte en otra época. Su bonito casco histórico con calles empinadas y estrechas de piedra es un lugar ideal para admirar la belleza del municipio. El castillo de Castellote, datado del siglo XII, el embalse de Santolea o el yacimiento de icnitas de Abenfigo, donde encontrarás restos de huellas de los dinosaurios, son otras de las paradas obligatorias.

Recuerda que en la provincia de Teruel, tierra de contrastes, no solo encontrarás el mejor frescalor. Este es también tu destino si eres uno de esos cosmopueblitas a los que les chiflan las ofertas más vanguardistas pero, al mismo tiempo, valoran como nadie la tranquilidad y la comodidad del medio rural. O si te gusta el turismo relajado con los momentos de pura adrenalina, es decir, los viajes tranquintensos. No puedes dejar de sentir Teruel, te aseguramos que aquí el tiempo se pasa rapilento, de ti depende el ritmo que quieras imprimir a tu viaje, en el que te aseguramos que vivirás experiencias únicas e inolvidables en paisajes de cuento.

Y si quieres más opciones, no te puedes perder la primera parte de los lugares de Teruel en los que sumergirse en el frescalor. No te quedes solo con estas recomendaciones. Descubre en sienteteruel.es qué puedes hacer alrededor de estos destinos.

NOTICIAS DESTACADAS