Para Lambán la falta de médicos es un problema "estructural"

“No hay médicos”. Así de tajante se ha mostrado este jueves el presidente de Aragón, Javier Lambán, ante la falta de profesionales sanitarios, sobre todo, en los centros de salud aragoneses. Una carencia que se agrava durante el verano y que, como ha reconocido el propio dirigente autonómico, es un problema “estructural” y “nacional”, “no fácil de solucionar”. Sin embargo, sí que ha apuntado como propuesta, “porque parece lógico”, “ampliar el número de alumnos en las facultades de Medicina”, aunque esa solución “surtiría efecto dentro de unos años”.

“Desde el punto de vista presupuestario no hay ninguna restricción para contratar profesionales, la restricción es la inexistencia de profesionales que, les insisto, en un problema que nos trae de cabeza a todos los presidentes autonómicos”, manifestaba el máximo representante de la DGA, tras asegurar que “si son necesarios más profesionales, habrá más, siempre que existan”.

El líder aragonés ha recordado que el Departamento de Sanidad está solucionando “de la mejor manera posible” la falta de sanitarios bonificando las horas extraordinarias o ofreciendo que esas horas las presten profesionales voluntarios venidos de otro lugar. “El compromiso con la Sanidad es algo que el Gobierno de Aragón manifiesta todos los días y de manera fehaciente”, ha defendido.

Las atenciones sanitarias de Canfranc y Escarrilla pasarán a Jaca y Aínsa 

Precisamente, esa carencia de médicos se ha notado en los Puntos de Atención de Continuada de Canfranc y Escarrilla que tuvieron que cerrar sus puertas por falta de personal. “Las personas que tienen esos centros no van a quedar de modo alguno desatendidas o desamparadas”, ha aseverado Lambán, indicando que serán los centros de salud de Jaca y Aínsa quienes se podrán hacer “perfectamente cargo hasta que podamos solucionar el problema de la existencia de profesionales”. “Los centros en absoluto se desatienden o se cierran”, ha puntualizado.