Foto de un aula con opositores realizando el examen
Pese a los nervios y las expectativas de dificultad en el examen, hay muchas esperanzas.

Casi 6.000 personas se han presentado este domingo a una oferta pública de empleo para conseguir una de las 1.287 plazas de Enfermería en los centros sanitarios públicos de Aragón. Es así la mayor oferta de los últimos años en la categoría, por lo que las esperanzas están altas. Así, Eva, una de las opositoras, considera que “comparando con otras oposiciones, este año está muy bien”.

No es la única que lo ve de esta manera. Pese a los nervios y las expectativas de dificultad en el examen, hay muchas esperanzas. Tras dos años “estudiando y esperando las opos”, otra opositora, Leticia, confirma que “esta es la buena”. El objetivo es una de las plazas de enfermero en el servicio aragonés de salud, de las cuales 1.024 se ofrecen en el turno libre, 174 para promoción interna y el resto se reparte entre los distintos turnos que marca la normativa, como para discapacitados y víctimas de violencia de género o terrorismo.

Por otra parte, los enfermeros que se presentan han criticado la falta de transparencia de la prueba, empezando por la duración del examen. “El tiempo es una incógnita, no sabemos cuánto tiempo tenemos”, ha condenado Leticia. Aun así, sigue “positiva” porque “hay muchas plazas y este es un año bueno para presentarse”.

Por el alto número de aspirantes, el examen se ha realizado en las tres capitales de provincia. De los más de 7.700 inscritos, 6.305 candidatos se presentaban en Zaragoza, 758 en Huesca y 644 en Teruel.  Se confirma así el esfuerzo del Gobierno de Aragón por aumentar las plazas de sanitarios en la comunidad, esfuerzo al que se sumaría la nueva convocatoria de estabilización de empleo temporal. En la categoría de enfermería, comprendería 134 plazas por concurso y 108 por concurso oposición.

NOTICIAS DESTACADAS