Un grupo de personas con mascarilla espera al tranvía
Respecto a la Covid, el Efecto Pilares ya se deja sentir, aunque sin generar un estrés asistencial | Foto: Carlos Burillo

La incidencia de la gripe A está siendo menor en el arranque de este otoño por los episodios de anómalas temperaturas que atraviesa Aragón. El calor, que no es habitual en esta época del año, habría retrasado ese pico epidémico que en otras ocasiones llega en estas fechas.

Es la conclusión que deslizó este miércoles la consejera de Sanidad, Sira Repollés, en base a los datos de Sanidad, por la que no se producen ni tantos contagios, ni con una intensidad o gravedad que traiga de cabeza al departamento. Principalmente, porque no está generando un “estrés” asistencial en urgencias y los centros de salud, que además se encuentran inmersos en el problema de las esperas en Atención Primaria, si bien ya se muestran el 100% de las citas.

Así pues, se han “distorsionado” de este modo sus previsiones en una campaña que se afrontaba con parámetros de normalidad. De hecho, de manera conjunta con la Covid, ya arrancó el pasado mes de septiembre la vacunación en residencias, mayores de 80 años y, más adelante, también la franja de más de 65. Este mismo jueves se han abierto las citas para los mayores de 60 y grupos de riesgo.

La vacunación conjunta en las residencias comenzó el 26 de septiembre | Foto: Laura Trives

Se prevé de este modo llegar a 425.000 aragoneses. Hasta la fecha, según ha dado a conocer el Gobierno de Aragón, se han inoculado 120.453 dosis de recuerdo contra la Covid y 134.298 de gripe.

Este año, el virus también se está comportando de forma distinta. Al contrario que en anteriores olas epidémicas, no se manifiesta a través de grandes brotes. Repollés calificó este fenómeno, a raíz del aumento de casos por las fiestas del Pilar, como un incremento sostenido. Zaragoza y Fraga y las localidades colindantes, verán aumentar sus contagios en los próximos días como consecuencia de las fiestas. Es el patrón que ya se ha apreciado en las otras dos capitales de provincia. No obstante, las previsiones de la consejera no contemplan ni mucho menos un colapso asistencial como en los mayores picos de la pandemia

EFECTO PILARES, AUNQUE SIN REPERCUSIÓN EN LAS UCIS

En la capital aragonesa, el denominado “Efecto Pilares” se está dejando de sentir, si bien solo se notifican los casos de gravedad en el marco de la nueva estrategia sanitaria. Entre el 26 de septiembre y el 2 de octubre, se notificaron en la ciudad 272 casos, mientras que en la semana que abarcó el primer fin de semana de las fiestas, del 3 al 9 de octubre, ya se registraron 335, por 310 en la segunda.

La última completa de la que se tienen datos, entre el 17 y el 23, la cifra aumentó hasta los 565. En ese tiempo, los centros de salud que más contagios notificaron fueron Actur Norte, con 35, y San José Norte, 31.

De acuerdo a los datos del Portal de Transparencia del martes, 25 de octubre, 125 personas se encuentran hospitalizadas por la Covid en Aragón, tres de ellas en uci. Los ingresos de tipo convencional sí han aumentado al calor del pico de contagios de este otoño, pero no ocurre lo mismo con los de cuidados intensivos. El Miguel Servet (31) y el Clínico (27, dos en uci y el restante en el Royo Villanova) concentran los internos. Llama la atención también el caso de Barbastro, con 17, o Nuestra Señora de Gracia, en Alcañiz, con 10.

A falta de confirmar si llegan nuevos contagios, como prevé Sanidad, se trabaja en la Red Centinela para detectar enfermedades respiratorias. Tras el impacto de la pandemia, está claro que el coronavirus va a tener un papel destacado. El Gobierno de Aragón tiene hasta marzo de 2023 para completarla, por lo que no auguran problemas de plazos con este particular mecanismo de defensa.

LO MÁS VISTO