Entrada del hospital Miguel Servet
La oposición ha puesto en duda su ejecución y que las inversiones estén terminadas a tiempo | Foto: Laura Trives

El presupuesto más alto de la historia de la sanidad aragonesa tendrá como algunas de sus líneas maestras la Atención Primaria, los programas de salud mental y completar infraestructuras como los hospitales de Teruel y Alcañiz, o el centro de salud del Perpetuo Socorro, en Huesca. Así lo ha detallado en las Cortes la consejera, Sira Repollés, en su turno de comparecencia en la Comisión de Hacienda.

Los 2.549 millones presupuestados representan un aumento del 13,65% respecto al ejercicio anterior, ha recordado Repollés, lo que se traduce en 306,1 más. La inversión por habitante aumenta este tiempo en 250 euros, hasta los 1.914,37, y en más de 700 desde 2015. El Salud consumirá en 2023 el 93% de los recursos, hasta los 2.737 millones. Los incrementos en el servicio están destinados a mejorar los planes de Atención Primaria, bucodental y de salud mental, así como para “mejorar los tiempos de pago a los proveedores” y hacer frente al nuevo pliego de las ambulancias o la implantación de la cirugía robótica.

Dentro del Salud, crece el capítulo destinado al personal en casi 35 millones (2.373). Con esta partida, además de los salarios, se hará frente a las indemnizaciones por las jubilaciones reconocidas como forzosas por el Tribunal Supremo, entre 2013 y 2015. Otro gasto que crece es el farmacéutico para la cobertura de medicamentos por receta, que ya supera los 40 (40,7).

OBRAS PENDIENTES

La inversión en infraestructuras será de 112 millones, tres más, con varios objetivos claros enumerados por la consejera. En primer lugar, los hospitales de Teruel y Alcañiz (27 y 44,3 millones, respectivamente), las obras del centro de salud de Barbastro (4,6) y 550.000 para el del Perpetuo Socorro de Huesca. A esto hay que añadir otros 350.000 para la ampliación del de Utebo.

Gracias al Plan Inveat, 18,6 millones, está previsto adquirir hasta 28 nuevos equipos, entre los que destacan los aceleradores lineales y los TAC. A su vez, la puesta en marcha de estos equipos va ligada a nuevas obras, como puede ser, en el caso de los aceleradores, el búnker donde se ubican.

Repollés comparece en la Comisión de Hacienda para detallar los Presupuestos para 2023

VACUNACIÓN CONTRA EL HERPES ZHOSTER Y EL PAPILOMA

Por otro lado, la dirección general de Salud Pública dispondrá de 48 millones, cerca de 18 se consignarán, en su mayoría, a los programas de vacunación. Este año, se incorporan a este apartado el herpes zhoster, en mayores de 65 años, y el papiloma para los niños. Destacan también los programas contra la drogodependencia y la prevención del VIH. Casi dos (1,8) servirán para actualizar los equipos, sobre todo en Huesca, con las obras en la sede de Salud Pública, y la adecuación de los sistemas en materia alimentaria.

Se destinarán quince a la secretaría general técnica, 77 a la dirección general de Asistencia Sanitaria, nueve extra a la partida de bienes y servicios, y 7,8 a los convenios para paliar la demora quirúrgica. En este sentido, los de salud mental recibirán una dotación de 13,6 y diez para la dirección de Transformación Digital, “casi el triple”. A esto hay que sumar 8,9 al Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud y 11,1 al Banco de Sangre y Tejidos.

LA OPOSICIÓN LO TACHA DE DECEPCIONANTE

Los partidos de la oposición se han mostrado críticos con las cuentas para 2023. Desde el Partido Popular, la diputada Ana Marín ha pedido una mayor ejecución y duda de las inversiones en Teruel y Alcañiz. Además, lamenta que no se contemple “nada para el hospital de Calatayud” y el centro de salud de Calamocha.

En Vox, Santiago Morón ha asegurado que la partida para personal está infradotada y puede dejar “sin margen” al departamento, teniendo en cuenta que se deben finalizar las distintas obras. Asimismo, desde la formación expresan sus dudas sobre la implantación de la telemedicina y piden intervenir sobre las listas de espera y la atención en el medio rural.

Dentro del Gobierno, Itxaso Cabrera (Podemos) ha pedido a la consejera no caer «en el modelo madrileño» y e Isabel Lasobras (CHA) «internalizar las ambulancias»

Por su parte, Izquierda Unida y Ciudadanos han coincidido en la necesidad de abordar el modelo sanitario desde la base. El portavoz de los primeros, Álvaro Sanz, ha pedido repensar el “hospitalocentrismo”, crear un “plan de infraestructuras” para ordenar las prioridades en la Comunidad y no externalizar servicios, pues lo considera un camino hacia la privatización. En los liberales, Susana Gaspar centraba su intervención en los problemas en la Atención Primaria, el abordaje de las listas, para el que ha pedido una cuantía mayor, y la falta de profesionales.

Desde el cuatripartito, Isabel Lasobras (CHA) ha sugerido una “internalización” del servicio de las ambulancias, algo que su partido viene reclamando “desde el inicio de la legislatura”. En Podemos, Itxaso Cabrera ha concluido marcando su línea roja, en defensa de los servicios públicos. “Nuestro modelo no debe pasar por el madrileño”.

LO MÁS VISTO