Puerta de un centro de salud
Repollés confía en cumplir los objetivos del Plan de Abordaje, pese a las críticas

Los debates sobre sanidad en las Cortes de Aragón siempre son agitados. Más, si se trata de una de las cuestiones prioritarias del Gobierno, como las listas de espera quirúrgicas y su Plan de Abordaje. Porque han bajado respecto a hace un mes, pero no lo suficiente para la oposición si se compara con los datos del año pasado a estas alturas.

Son 7.307 los aragoneses que esperan una operación con 180 días o más de demora, 618 menos que los 7.925 de hace 30 días y 1.628 por debajo de las cifras de enero, un descenso del 18,22%. Han crecido también las intervenciones programadas en 1.704 procedimientos desde 2021. Especialidades como Traumatología han rebajado sus esperas desde enero en 853 pacientes, 255 en Cirugía General y del Aparato Digestivo y 177 en Analogía y cirugía Vascular. Además, durante el mes de octubre se pusieron en marcha en torno a 150 sesiones de tarde en el Miguel Servet y ya se opera los sábados en el Clínico y el San Jorge de Huesca.

Sin embargo, los datos desde la óptica de la oposición no lucen tanto. “La comparativa es de año a año, en septiembre de 2021 había 7.861 pacientes, es decir, 64 más y con el plan de abordaje de por medio”, ha criticado la portavoz sanitaria del PP, Ana Marín. Los populares se han referido también a las esperas para las especialidades, cuyas últimas cifras datan de mayo. “2.706 personas esperando más de 120 días para una prueba diagnóstica”, ha asegurado Marín, por lo que no entienden que no exista otro plan específico.

CRÍTICAS

Y así, con las ecografías, mamografías o resonancias, hasta detenerse en las cirugías oncológicas con demora superior a 30 días. “Hay 158, se comprometieron a que hubiera cero a final de año, difícil lo tienen”, ha valorado. Ante las críticas, la consejera ha defendido su gestión. Prevé que a finales de este año se cumpla uno de los objetivos del plan, alcanzando los 6.000 aragoneses en lista de espera. Los siguientes en la hoja de ruta son llegar en junio a los niveles previos a la pandemia y cumplir lo que establece el objetivo, la disminución del 85%, al término de 2023.

Para Repollés, la Comunidad está en la “senda razonable” tras alcanzar “cifras altísimas” durante la pandemia. Así, ha destacado, por ejemplo, que las cirugías cardíacas en Aragón están cercanas a “las mejores cifras de su historia.

Las listas de espera han disminuido en más de 600 personas este último mes

«DECEPCIÓN»

Por su parte, Susana Gaspar (Ciudadanos), ha calificado los datos de “decepción”. “Que tenemos un problema con las listas de espera es obvio, que el plan de abordaje no está consiguiendo los datos, también”, ha protestado. El mes de octubre, eso sí, es el primero que arroja “resultados positivos” respecto a hace un año, como sí ha reconocido, si bien no ha ocurrido lo mismo en el verano y septiembre. Para hacer más comprensibles los datos, Gaspar ha pedido aunar las categorías de listas de espera en una, de modo que el paciente no salga de ellas hasta que no se le dé el alta.

Vox ha continuado opinando que “el plan (de abordaje) se redactó a toda prisa, impreciso y con un objetivo a valorar en 2023”, a su juicio tarde. Si bien admiten que las listas quirúrgicas se han reducido, para ellos el problema se encuentra en las especialidades. Asimismo, creen que los datos nunca deben compararse con los años de pandemia, sino con 2019.

EL MODELO

Fuera de los grupos del Gobierno, en último lugar, Izquierda Unida ha vuelto a hablar del modelo sanitario de la comunidad. Según Álvaro Sanz, “hace aguas”, y antes de debatir en torno a él se deberían solventar sus “problemas estructurales”, entre los que cita “las consultas externas, la atención primaria o el hospitalocentrismo”. Tiene claro que “no se debe alimentar lo privado”, más, cuando a su juicio es la competencia del sector público para retener a sus médicos.

Ya dentro del Ejecutivo, Podemos también ha hablado de modelo. Para Itxaso Cabrera, “ni el de Ayuso, ni el de Moreno Bonilla”, ni tantos que, de acuerdo a sus palabras, potencian las privatizaciones. No es solo un debate de listas de espera, también entran en juego, insiste, “la gestión y la planificación”, con visión de futuro”.

Finalmente, el PAR ha celebrado que las cifras estén mejorando tras una situación “preocupante” y Chunta ha pedido atender cuestiones como “la dispersión” poblacional o el envejecimiento, que marcan la realidad social y sanitaria de Aragón.

NOTICIAS DESTACADAS