La Fundación Fero ha reunido en Zaragoza a numerosos jóvenes científicos para poner en común sus investigaciones

En los últimos 20 años se ha conseguido reducir en un 22% la tasa de mortalidad del cáncer en España. Un avance que puede parecer lento, pero que busca llegar a curar el 70% de los tumores en 2030. Para ayudar en estos avances la Fundación Fero apoya la investigación de jóvenes científicos en este campo con una beca de 80.000 euros. Esta mañana, todos los ganadores de esta prestigiosa ayuda se han reunido en el Patio de la Infanta de Ibercaja en el Fero Scientific Retreat 2022 para poner en común sus investigaciones y tratar de crear conexiones entre sus proyectos.

Un total de 46 científicos han conseguido un impulso a sus proyectos gracias a la Fundación Fero y, entre ellos, se encuentran tres aragoneses. El doctor Manuel Valiente se hizo con la beca en 2015 por su proyecto de investigación de la metástasis cerebral causada por el cáncer de pulmón; la doctora Cristina Mayor-Ruiz la consiguió en 2020 por su proyecto de investigación sobre nuevos tratamientos contra el cáncer a través de la degradación dirigida de proteínas, y el doctor Alberto Jiménez Schuhmacher en 2017 por su proyecto de biopsia virtual.

Tres científicos aragoneses han conseguido una beca Fero para continuar con sus proyectos de investigación

«Fero fue la primera fundación que apostó por mi laboratorio como jefe de grupo independiente», ha señalado Schuhmacher, algo de lo que está muy agradecido porque el Ministerio había rechazado su proyecto al considerarlo muy ambicioso y le aconsejaban repensarlo. «El doctor Baselga y el grupo de la Fundación Fero vio todo lo contrario, vio un proyecto de mucho riesgo, pero de mucho posible retorno», ha continuado. Un proyecto que busca facilitar la detección y la obtención de información sobre tumores cerebrales a través de una “biopsia virtual” que obtendría la misma información que ofrecen varias biopsias, pero a través de pruebas de imagen no invasivas.

Además, el doctor Schuhmacher ha señalado que «ya no solo hacemos un contraste para verlo por un escáner, ahora tenemos un contraste que se pega al tumor cuando tiene unas características. Intentamos llevar fármacos con él, intentamos ponerle fluorescencia para hacer un concepto que se llama cirugía guiada por fluorescencia y muchas otras cosas». Un proceso en el que también han descubierto que los biomarcadores que habían escogido para el glioblastoma también podrían servir para el cáncer de páncreas. «Intentamos buscarle el mayor uso», ha explicado el doctor, a la vez que lo diseñan «de manera en que la transición a la clínica pueda ser más eficiente». Y es que esa es la mayor apuesta de la Fundación Fero, un modelo basado en la investigación traslacional, donde los resultados de la investigación básica se trasladan a la clínica para que los pacientes se beneficien de los avances científicos lo más pronto posible.

FERO SCIENTIFIC RETREAT

Por ello, en estas jornadas en Zaragoza, Fundación Fero ha sentado en una mesa redonda “a investigadores traslacionales, investigadores que hacen trabajo en el laboratorio, oncólogos que visitan a pacientes y que hacen investigación, pacientes y patronos de la Fundación para intentar cerrar ese círculo virtuoso en el que queremos entender cuáles son las necesidades y los tempos que tiene la investigación», ha explicado el director de la Fundación, Rubén Ventura. Así, esperan poder acercarse a lo que su fundador, el doctor José Baselga, imaginaba: que en una década se puedan curar el 100% de los cánceres. Una visión muy optimista de la investigación, según Ventura, que aún así cree que en un plazo de tiempo similar se habrá conseguido cronificar la mayoría de los tumores y muchos de ellos se podrán curar.

LO MÁS VISTO