Para Mateo, Papá Noel ha llegado justo el mismo día que cumplía tres años, así que el premio ha sido doble

Tres días antes que a los demás niños del mundo, Papá Noel ha podido hacer un hueco en su apretada agenda para trasladarse del Polo Norte a Zaragoza y visitar a los niños que pasarán las Navidades en el Hospital Maternoinfantil de la capital.

Allí, ha repartido regalos y, sobre todo, mucha alegría y emoción en toda la planta. Para Mateo, Papá Noel ha llegado justo el mismo día que cumplía tres años, así que el premio ha sido doble. A Victoria, de 6 años, ya le quedaba poco para recibir el alta y se irá a casa con su nuevo juego de piezas. Por su parte, Gerard, de 12, “tiene que probar sí o sí” el juego de ingenio que le han traído, aunque todavía no sabe “muy bien de qué va”.

Aunque los únicos ilusionados y nerviosos no eran los más pequeños. El propio Papá Noel cuenta que venir a ver y traer regalos compensa con creces, aunque suponga trabajar más y hacer unas paradas en la ruta para repartirlos antes que al resto de los niños del mundo. “No es el primer año que vengo, pero recibo mucho más de lo que doy y por eso me gusta tanto este evento”, ha confesado.

PAPÁ NOEL EN EL HOSPITAL

Se trata de una iniciativa de la Asociación Española Contra el Cáncer en la que se implican no solo voluntarios, sino también personal sanitario y educativo. “Todas las propuestas son bienvenidas; lo único que necesitamos es, sobre todo, participación ciudadana y que todo el mundo se implique con estos niños”, recalca el coordinador de voluntariado de la AECC, Fabricio González. Este año, según calcula la Asociación, Papá Noel podrá repartir regalos y emoción a más de 100 niños ingresados.

LO MÁS VISTO