Imagen de archivo de una enfermera
El sindicato reclama más medios para crear una verdadera nueva zona de salud

El sindicato Stepa denuncia que la apertura del nuevo centro de salud Barrio Jesús, en Zaragoza, no va a servir en absoluto para mejorar la Atención Primaria en la margen izquierda de la ciudad, ya que no supone contar con más personal, sino, simplemente, trasladar a parte de los médicos y enfermeros que ya trabajan en los vecinos centros de salud de La Jota y Arrabal. De esta manera, seguirá el mismo número de profesionales para atender a la misma población, cuando actualmente se están se sufren esperas de hasta tres semanas para tener una cita médica.

El Gobierno de Aragón anunció en diciembre la finalización del nuevo centro, tras una inversión de 5,3 millones de euros, para “aliviar la presión asistencial de los centros de La Jota y Arrabal, con un elevado número de pacientes” y con él, la creación de “una nueva zona de salud que atenderá aproximadamente a 25.000 personas”, atendiendo al crecimiento urbano en la zona de La Azucarera. Sin embargo, el BOA del 9 de enero muestra que la plantilla del nuevo Equipo de Atención Primaria se va a crear exclusivamente redistribuyendo los efectivos de las zonas de La Jota y Arrabal, que modifican sus límites con la nueva. “En suma, se trata de desvestir a un santo para vestir a otro, sin ninguna mejora real”, resume Stepa.

PLANTILLA

La resolución firmada por el director gerente del Salud, José Antonio Arnal, en el BOA explica que la plantilla del centro Barrio Jesús se compondrá, entre los turnos de mañana y tarde, de 6 médicos de Atención Primaria, 3 pediatras, 9 enfermeras, 2 enfermeras especializadas, 1 fisioterapeuta y 2 auxiliares administrativos; en total, 21 sanitarios y 2 administrativos.

Para cubrirlas se ha convocado un procedimiento de traslados (primero voluntario y forzoso si luego quedan vacantes) entre “los profesionales pertenecientes a las categorías convocadas con destino en los Equipos de La Jota y Arrabal, solicitando las plazas originadas por su mismo Centro y turno de trabajo”.

«UN MERO REPARTO»

En conclusión, aseguran, se trata de un mero reparto de la plantilla actual de una consulta a otra, que no va a suponer para los ciudadanos más ventaja que un camino más corto cuando visiten al médico, pero no una mejor atención sanitaria “porque un simple edificio nuevo no es una nueva zona de salud”.

Se da la circunstancia de que este 9 de enero también ha comenzado en Sanidad el plazo de inscripción para la Oferta Pública de Empleo de Estabilización, convocada a consecuencia de la Ley 20/21 para la reducción de la temporalidad. Stepa ha denunciado reiteradamente que el Gobierno de Aragón está incumpliendo el mandato legal de dar la oportunidad de consolidar su plaza en esta convocatoria especial a todos los trabajadores en abuso de temporalidad.

Las plazas convocadas por esta vía no llegan al 15% de las que obliga la norma (unas 17.000 en toda la Administración autonómica), por lo que el sindicato presentó un recurso contencioso administrativo en el Tribunal Superior de Justicia de Aragón contra los decretos del Gobierno de Aragón, por los que se aprobó la oferta.

Stepa incide también en que, según los datos del último boletín estadístico del Gobierno de Aragón, del pasado mes de junio, la plantilla en la Sanidad aragonesa es de 27.079 trabajadores, de los que algo más de la mitad 13.677 (50,51%), tienen contrato temporal y que igualmente las condiciones laborales provocan que los profesionales busquen alternativas en territorios cercanos que valoren la experiencia profesional.

En suma, el caso del nuevo centro de salud vuelve a evidenciar a su juicio «la nefasta política laboral del Gobierno de Javier Lambán», “que defiende un modelo basado en el trabajo público y la estabilidad solo de boquilla, porque sus actos muestran todo lo contrario”.

LO MÁS VISTO