Repollés ha subrayado que las propuestas van en sintonía con lo establecido por el Justicia en el informe

La situación de la sanidad en el medio rural aragonés ha tenido su protagonismo en el pleno de las Cortes. Ha sido a raíz de un informe del Justicia de Aragón publicado el año pasado, que Vox ha puesto sobre la mesa, y del que la consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha salido al paso defendiendo la labor de su Gobierno.

El portavoz de la formación, Santiago Morón, ha destacado, entre las debilidades que detectó ese texto, “la falta de cobertura de plazas” y los problemas para asegurar el relevo generacional entre los sanitarios. En este sentido, ha reclamado aumentar las plazas de docencia, una mayor inversión y abordar cuestiones como la falta de conectividad en los consultorios locales, que dificultan, a su juicio, el avance tecnológico y no permite tener conexiones de calidad.

Vox también ha insistido en mejorar las condiciones de los trabajadores en los pueblos, especialmente la seguridad ante las agresiones, algo para lo que ya han registrado proposiciones en la cámara, tal como ha recordado Morón. A esto, Repollés ha respondido que el problema de fondo es la tan mencionada falta de profesionales, a lo que se suma, en el caso de Aragón, “el envejecimiento, la dispersión y la despoblación”.

Pese a todo, defiende que sí se han tomado medidas. Algunos ejemplos, en palabras de la consejera, son la estabilización de los contratos, los planes de incentivos en los puntos de difícil cobertura, el Plan de Atención Primaria o la adquisición de nuevos equipamientos, entre otros. Además, ha recordado que ya se ofrece el total de plazas formativas en la Comunidad.

“PREVISIBLE” PARA VOX Y TENSIÓN CON EL PP

Vox ha tachado de “previsible” la intervención de la responsable sanitaria. “El problema fundamental es la falta de planificación”, le ha afeado Santiago Morón, después de “ocho años gobernando” y, añade, con un “Plan de Atención Primaria que no resuelve los problemas”. A esto, en su dúplica, Repollés ha subrayado que las propuestas van en sintonía con lo establecido por el Justicia en el informe, y que se quiere seguir trabajando en aumentar las plazas formativas en el grado de Medicina y las especialidades.

Más contundente ha sido el PP. La portavoz de Sanidad, Ana Marín, ha criticado las menciones de la consejera a su partido por las “jubilaciones forzosas” previas a 2015. “No recuerdo que entonces se hablara permanentemente de cierres de consultorios locales, de la situación dramática en los centros de salud o de que los médicos anunciaran huelgas”, ha asegurado Marín, dando pie a uno de los momentos más tensos del pleno.

En la misma línea se ha movido Ciudadanos. Susana Gaspar coincide en que la falta de profesionales no es un asunto originado en esta legislatura, pero ha criticado lo “demoledor” del informe. “Se nos debería caer la cara de vergüenza, ha declarado, aludiendo a “la desidia y el abandono” por parte de la DGA, a la que insta a repensar medidas como la implementación de la telemedicina, adecuándola a la falta de medios y la brecha digital.

LOS SOCIOS PIDEN RECURSOS Y MAYOR COORDINACIÓN

Chunta se ha referido a la falta de recursos en los servicios sanitarios como otra de las amenazas. Desde la formación, Isabel Lasobras lo ha achacado, en parte, a que no se haya reformado el sistema de financiación autonómica. A esto se suma “el problema sociológico” de que “la gente joven no quiere ir al mundo rural”.

Por su parte, Podemos ha pedido “talante negociador” a Repollés con los sindicatos, con la amenaza de huelga del 31 de marzo en el horizonte. Itxaso Cabrera le ha deseado “que todas las reuniones se desarrollen” en términos productivos, como sucedió a su juicio evitando los paros de la Atención Primaria. “Visión de futuro”, “aunar fuerzas” entre administración y médicos y prestar atención a nuevos campos como la salud mental son parte, según Cabrera, de la receta a seguir.

El PAR ha aprovechado para reconocer el trabajo de los sanitarios y el departamento, tratando de “atender de la mejor manera posible las necesidades” con unos medios limitados. Sobre todo, ha destacado que existe “voluntad para mejorar” los servicios.

Como viene siendo habitual al hablar de sanidad, Izquierda Unida ha ido directa al modelo. Su portavoz parlamentario, Álvaro Sanz, ha vuelto a poner sobre la mesa el “hospitalocentrismo”, en contraste con un nuevo modelo más basado en los servicios primarios. También ha criticado la externalización del transporte sanitario, que continúa en huelga. “En estas condiciones, es imposible desarrollar la profesión”, ha zanjado, como diagnóstico global.

LO MÁS VISTO