Los pacientes que necesitan hemodiálisis ambulatoria se han dializado en las nuevas dependencias del centro hospitalario

Arranca la actividad en la nueva Unidad de Hemodiálisis del Hospital San Juan de Dios de Zaragoza. Desde esta mañana, los pacientes que necesitan hemodiálisis ambulatoria se están dializando en las nuevas dependencias del centro hospitalario, que cuenta con tecnología de vanguardia y los sistemas de diálisis más avanzados.

“El centro ha comenzado a funcionar a pleno rendimiento”, ha destacado la responsable del servicio de Nefrología, la doctora Mercedes García Mena, tras apuntar que se están incorporando en el trabajo las nuevas tecnologías implementadas: alarmas, el sistema paciente-enfermera, interconexiones entre salas, control digital de accesos, entretenimiento multimedia y dispositivos electrónicos de última generación.

Los más de 60 pacientes que se dializaban este lunes, correspondientes a los tres turnos -8.00, 13.00 y 18.00 horas- “tenían ganas de venir”. “Se han adaptado bien, estaban receptivos y colaboradores. El ambiente es muy tranquilo; más ambulatorio y menos hospitalario”, han recalcado las enfermeras María Durán y Cristina Mayayo.

Equipo de la Unidad de Hemodiálisis del Hospital San Juan de Dios

Convertida en uno de los servicios más punteros e innovadores del país, la nueva Unidad de Hemodiálisis del centro zaragozano, que tiene en tratamiento a cerca de 130 pacientes, realiza unas 20.000 sesiones al año. Cuenta con cuatro salas: dos en la planta baja de diez puestos cada una, que permiten dializar hasta 120 pacientes, y dos la planta superior, de cinco y dos puestos, respectivamente, que permiten dializar hasta 42 pacientes. La sala de cinco puestos sirve para dializar a pacientes con enfermedades infecciosas y la de dos para “aislamiento”.

ACCESIBILIDAD, SEGURIDAD, INNOVACIÓN, DISEÑO Y CONFORT

La dificultad de accesibilidad de los pacientes a la planta 3ª del Hospital, donde estaba situada la Unidad, sumada a la antigüedad de las instalaciones, exigía desde hacía tiempo una renovación. A la nueva se accede por la planta calle, siendo de fácil acceso para ambulancias y taxis. Además, dispone de un ascensor exterior destinado a personas con movilidad reducida.

En el diseño de la nueva Hemodiálisis se ha trabajado con el proyecto Experiencia Paciente, con metodología design thinking, para conocer las expectativas de los pacientes, profesionales, familias y de la Asociación Alcer Ebro, con el objetivo de implementar todas las mejoras posibles. Además, con el objetivo de hacer más fácil el traslado, los pacientes pudieron conocer con antelación las instalaciones ya que se celebraron unas jornadas de “puertas abiertas”.

La superficie construida es de 900 metros cuadrados distribuidos en dos plantas. Destaca la planta de aguas premium, monitorización continua de la calidad del agua, instalaciones mediante mueble continuo en sala, monitores y dializadores de última generación, y software de gestión que permite tratamientos individualizados y personalizados.

Las instalaciones están diseñadas bajo criterios de sostenibilidad, respeto al medio ambiente y máximo confort para el paciente, para quien se han planteado soluciones adaptadas a sus necesidades. Sobresalen los amplios espacios luminosos, la climatización de suelo radiante, sillones de tres motores y pantallas digitales individuales personalizadas para información y ocio.

La inversión realizada es de 1.500.000 euros en la obra y de 700.000 euros en equipamiento y digitalización. El arquitecto encargado del diseño y la obra es Xabier Guindano Laborda. La constructora QODA se ha hecho cargo de la ejecución de la obra y Fresenius Medical Care de las instalaciones específicas de diálisis.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR