El personal representa el mayor porcentaje de gasto del Salud, el 52% del total (1.181 millones)

El Servicio Aragonés de Salud contaba en 2020 con una plantilla formada por 23.246 trabajadores, de los que la mitad sólo disponían de un contrato temporal, siendo un porcentaje similar al de los años anteriores. Las ofertas de empleo público convocadas desde 2017, siete en total, han reducido esta tasa, pero no han resuelto este problema y los auditores cifran en 10.000 trabajadores el personal temporal estructural.

Así lo refleja el último informe presentado por la Cámara de Cuentas, que realiza un análisis presupuestario, económico, financiero y de actividad del Salud durante el 2020. El gasto de este organismo representa el 40% del total de la Comunidad, ascendiendo en ese año a 2.278 millones de euros, 1.732 euros por aragonés, y el 6,1% del PIB regional.

El personal representa el mayor porcentaje de gasto del Salud, el 52% del total (1.181 millones). Dentro de este capítulo, el gasto de personal de atención hospitalaria supone el 72%, y el de primaria, el 23%. En el otro extremo del reparto del gasto están las inversiones en infraestructuras y equipos tecnológicos, que solo reciben el 1%, pese a la importancia que tiene renovar la infraestructura sanitaria. Los gastos corrientes en bienes y servicios representaron el 32% del total, destinados, mayoritariamente, a la compra de productos farmacéuticos y sanitarios para los centros, sin considerar el gasto en productos dispensados mediante receta médica, que en el 2020 ascendió a 351 millones de euros.

AUXILIAR DE ENFERMERÍA, LA CATEGORÍA CON MÁS TEMPORALIDAD

El incremento de la temporalidad comenzó a dispararse en 2013, cuando se situaba en torno al 42%, hasta que en 2016 el número de contratos temporales superó al de los trabajadores fijos. En el año 2020, la tasa de temporalidad llegó al 53%, debido al mayor número de contrataciones de personal eventual como consecuencia de la pandemia derivada de la Covid-19.

Por categorías profesionales, la temporalidad es mayor entre el personal auxiliar de enfermería (63%) seguido de las enfermeras (57%) y del personal celador (56,5%), mientras que en la Atención Primaria la temporalidad es del 44,5%, y en la especializada, del 52%. Entre las especialidades, destacan Geriatría (87,5%), Endocrinología y Nutrición (66,7%), Psicología Clínica (64,2%), Farmacia Hospitalaria (57%), Nefrología (56%) y Oncología Radioterápica (55,6%).

Además, el Hospital de Barbastro es el que tiene la tasa de temporalidad más alta, alcanzando el 62% de su personal, seguido del San Juan de Teruel, 60%, y del Miguel Servet y Clínico, con el 58%. En total, hasta 27.771 trabajadores fueron perceptores de una nómina con contrato a 31 de diciembre de 2020.

EXCESO DE HORAS DEL PERSONAL DE ATENCIÓN CONTINUADA

Asimismo, la Cámara de Cuentas también alerta del exceso de horas que acumuló el personal de Atención Continuada. En concreto, 3.440 efectivos sanitarios (personal médico, de enfermería y MIR) hicieron más horas de atención continuada de las que permite la ley, sin que exista un sistema de control horario que verifique la presencia efectiva del personal en el centro de trabajo, así como la jornada realizada.

La atención continuada es la que se presta a la población fuera del horario habitual de los centros. En 2020, este gasto ascendió a 107 millones de euros, de los cuales, los auditores han fiscalizado 62 millones, que corresponden a los conceptos más significativos de la nómina de atención continuada con prolongación de jornada. En concepto de productividad, el Salud abonó con carácter fijo, 135 millones de euros, sin realizar una valoración sobre el cumplimiento de objetivos o el rendimiento.

CONTRATACIONES

El informe de la Cámara de Cuentas también revisa la actividad contractual del organismo. En 2020, el Salud comunicó a la institución 2.358 contratos por importe de 132 millones de euros. Estos datos no coinciden con los que aparecen en el registro de contratos de la Comunidad Autónoma, en el portal de transparencia del Gobierno de Aragón (Open Data) y en la Plataforma de Contratación del Sector Público, como reiteradamente ha puesto de manifiesto la Cámara de Cuentas.

Asimismo, una de las incidencias más repetidas en el análisis de la muestra se refiere a la fijación de los precios de licitación en base a precios históricos, sin ningún otro cálculo que refleje la evolución de los precios en el mercado.

En 2020, la adquisición sin expediente de contratación de medicamentos para los hospitales ascendió a 105 millones de euros, una cifra que viene rediciéndose desde 2016, año en el que alcanzó los 195 millones, gracias a los acuerdos marco. En 2020, existían tres acuerdos marco para la adquisición de productos farmacéuticos hospitalarios, que la Cámara recomienda ampliar para seguir reduciendo la cifra de contratación directa y aumentar la transparencia de la actividad contractual.

RECOMENDACIONES

El informe incluye otras recomendaciones para contribuir a la mejora de la gestión del Salud, entre ellas, implementar un sistema de control horario mediante fichaje, así como poner en marcha acciones de seguimiento de las retribuciones de las horas que se realizan fuera de la jornada laboral ordinaria. Igualmente, recomienda dotar de más medios tecnológicos a los servicios de farmacia de los hospitales para la gestión del inventario y las entradas y salidas de medicamentos y extender al resto del a red sanitaria, las prácticas exitosas detectadas en algunos hospitales.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR