Kento Hashimoto en un entrenamiento del Huesca
El Huesca podría presentar novedades en todas las líneas | Foto: SD Huesca

La semana de “aprendizaje” después de perder en Mendizorroza contra el Alavés no ha sido fácil en el seno del Huesca. Marcada por los problemas físicos y algún que otro susto, el entrenador, Cuco Ziganda, ha confirmado que Dani Escriche será baja contra el Leganés. Además, Ratiu, otro de los fijos, está concentrado con la selección de Rumanía, y hay que sumar a Joaquín Muñoz y Enzo Lombardo a la enfermería.

Con estos condicionantes esperan los oscenses al Leganés en El Alcoraz (sábado, 14.00) en busca de un tercer triunfo que les sirva para “resarcirse”. A buen seguro, el técnico ha tenido en su cabeza los errores a balón parado que costaron dos goles en Vitoria. Esos que, ha dicho, te hacen pasarte el viaje de vuelta “con cara de tonto”.

Otro de los quebraderos de cabeza lo tiene Cuco en su propio plantel. Y es que las dos nuevas bajas son muy sensibles, atendiendo a los minutos que han disputado. Gran parte de la semana se ha basado en encontrar sustitutos. Ahí podría entrar Rubén Pulido, que también ha sufrido problemas físicos, o Ignasi Villarrasa.

CAMBIOS FUERA DE LA DEFENSA

En el ataque, se abre la posibilidad de jugar “con dos delanteros rematadores” o un “mediapunta, más intermedio”. Así lo ha admitido Ziganda, que buscará en quien entre como novedad lo que ofrece Escriche. En sus palabras, “atrae, distrae, fija a los defensas” y aporta “espíritu y calidad”.

Tampoco ha pasado por alto el centro del campo. Apostó por Timor de inicio como centrocampista en Vitoria, aunque terminó como defensa, y lo ha hecho antes con Pablo Tomeo, Hashimoto y Sielva. Ahora, no cierra la puerta de entrada a Cristian Salvador, que ya está recuperado de su lesión.

Que cada vez más gente esté disponible es síntoma de que el Huesca está cerca del punto que desea alcanzar su entrenador, aunque todavía hay jugadores que deben ponerse a tono. “No terminamos de redondear el grupo, tenemos ganas de ver que estamos en las mismas condiciones y vamos a sacar el máximo potencial”, ha asegurado. Y es importante, ha añadido, “porque los puntos valen lo mismo ahora que en navidad o en marzo”.

Si está necesitado el Huesca, su rival no es menos. El Leganés del exzaragocista Imanol Idiakez cuenta con 19 millones de límite salarial, el segundo registro más alto de la categoría, por lo que está llamado a pelear por ascender. Inmerso también en un cambio de propiedad durante este verano, el inicio en cuanto a puntos, con cuatro, no ha sido el deseado.

No obstante, el peligro está ahí y Ziganda lo sabe. “Tienen calidad, evidentemente. Espero al equipo que he estado viendo, de menos a más, en la línea de la plantilla y el entrenador”, ha señalado. Para hacer frente a esto, no quedará a los azulgranas que ser “agresivos y organizados” para no cometer errores. Es la receta para volver a ganar en El Alcoraz y seguir cogiendo “confianza a base de resultados y juego”.