Ziganda sonríe en un entrenamiento del Huesca
Ziganda apuesta por seguir rotando el equipo. Foto: S.D. Huesca

La Sociedad Deportiva Huesca quiere estirar su dulce momento, tras imponerse al líder Las Palmas en El Alcoraz. Eso sí, sin motivos para la relajación. Porque los de Ziganda viajan este lunes al Toralín para medirse a la Ponferradina, que pasa por ser el peor local de la categoría junto al Málaga. Y el entrenador no quiere que en ningún momento su equipo levante el pie del acelerador.

Los altoaragoneses llegan con la moral que da una victoria, pero sabiendo que no va a ser nada fácil. “El mejor entrenamiento para el martes fue la victoria del sábado, esa es la mejor vitamina. Tenemos poco tiempo para recuperar, con un viaje largo, pero vamos con mucha moral y con ganas de hacer un buen partido”, ha explicado el técnico. “Para la confianza y la recuperación una victoria es muy importante”, ha añadido.

En una semana con más partidos, Ziganda, explicaba que “lo normal es que haya cambios”, algo habitual en su plantel desde el inicio de temporada. «Cuando hay igualdad en las posiciones me gusta hacer cambios, pero es cierto que no tengo un bloque tan fijo, por el tipo de plantilla y por situaciones que se han dado», ha recordado. Además, ha incidido en que «la gente lo está aprovechando y la competencia está siendo sana, respetuosa y, a la vez, muy productiva, así que las rotaciones están siendo muy positivas para el equipo”.

Preguntado por el rival, ha comentado que «cada partido es diferente, se decide en detalles y la igualdad es máxima», reconociendo que «a la Ponferradina le está costando, viene de una derrota dolorosa». Eso sí, tiene claro que el Huesca «no se puede despistar y hay que estar preparados para cualquier circunstancia. Como ejemplo, ser capaz de vencer ante Las Palmas con un 14% global de posesión, un 9% en los segundos 45 minutos.

LA PONFERRADINA, RIVAL ENGAÑOSO

Ziganda ha valorado el buen hacer del rival. “Es un equipo que juega muy bien a fútbol, ha cambiado la propuesta de otros años y trata de jugar desde atrás, de asociarse y tiene jugadores con muy buen pie. Propone mucho y bonito, tratan de llevar el control del juego a través de la posesión, les gusta llevar la pelota. Debemos prepararnos para todo”, ha valorado.

El míster sigue apostando por el “partido a partido” y no quiere hablar de objetivos a largo plazo. “El primer objetivo es ganar el martes y luego, el sábado. El objetivo está muy claro por parte del club y del equipo y es ir poco a poco, sacando una buena versión, implantando una idea y haciendo un bloque y, a partir de ahí, ver de qué somos capaces”, ha concluido.

LO MÁS VISTO