Piña del Huesca tras perder en Ponferrada
La Ponferradina logró imponerse por 1-0. Foto: S.D. Huesca

Con una renovada plantilla, el conjunto de Cuco Ziganda comenzó la temporada con dudas. Un empate y dos derrotas consecutivas hacían saltar todas las alarmas en la capital oscense. Hasta la jornada 4 ante el Ibiza no conseguiría una victoria que calmó los nervios. El nuevo proyecto de la Sociedad Deportiva Huesca, poco a poco fue creciendo. Después de un nuevo traspiés en Vitoria, los azulgranas encadenarían siete partidos consecutivos puntuando tanto de visitante como de local.

Su solidez en El Alcoraz iba a ser el inicio para poder ganar confianza y mostrar regularidad también en los campos de sus rivales. En la complicada salida a Granada, el Huesca se mostró muy seguro en su estilo de juego y estuvo a punto de llevarse la victoria. A partir de ahí, el equipo fue asentándose con el transcurso de los partidos. Solo encajó dos tantos en la racha positiva que lograron. Además, destacando la gran victoria contra el líder, por aquel entonces, la U.D. Las Palmas.

Esta buena dinámica no se conseguía desde hace cuatro años cuando el técnico era Rubi y, finalmente, ascendió al Huesca a Primera División. Estos resultados refuerzan el trabajo que está haciendo Cuco Ziganda. Ya advirtió el entrenador azulgrana en rueda de prensa que no había que confiarse a pesar de la estelar racha que estaban logrando. Con solo dos días de descanso, el Huesca se tenía que enfrentar a la Ponferradina en El Toralín.

A pesar de que los oscenses salieron al campo para seguir con la extraordinaria dinámica, un temprano gol de Yuri de penalti, le frenó sin tener fortuna de cara al gol. Y así, ocho partidos después, el Huesca volvió a reencontrarse con la derrota en una semana en la que van a disputar tres partidos. El tercer encuentro será el sábado ante el Villarreal B en el que tendrá la oportunidad de enmendar la derrota y seguir subiendo escalones en la clasificación.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR