Un jugador del Huesca trata de driblar a dos rivales
Los canarios superaron en casi todo al Huesca. Foto: S.D. Huesca

La Sociedad Deportiva Huesca caía derrotada con merecimiento en su visita a Tenerife, en un partido ramplón de los oscenses que finalizaba con 2-0, nulo botín en un viaje que sentó excesivamente mal. Ni eficacia y ocasiones en ataque ni solidez defensiva aparecieron por ninguna parte en el conjunto altoaragonés, que ve frenada su progresión de instalarse en los puestos más altos de la tabla.

Cuco Ziganda saltaba al terreno de juego del Heliodoro Rodríguez López con Andrés en portería; defensa formada por Ratiu, Pulido, Rubén y Florian; Kento y Salvador en la sala de máquinas; mediapunta para Soko, Juan Carlos y Marc Mateu; y, arriba, Kevin Carlos. Y fue una primera parte no exenta de sufrimiento, más por la sensación de intensidad del Tenerife en su arranque que por ocasiones de juego.

Porque fútbol, lo que se dice fútbol, prácticamente ni rastro por parte de Tenerife y Huesca. Los oscenses, bien replegados, serios atrás y tratando de aprovechar alguna jugada esporádica. Por su parte, los locales, más por empuje que con balón, desperdiciaban varias acciones a balón parado gracias al buen hacer altoaragonés en estas lides.

Un centro chut de Romero, bien despejado a córner por Andrés, y el poderío aéreo de Enric Gallego marcaban el peligro de los canarios en el césped. Por su parte, alguna internada de Ratiu y la técnica de Juan Carlos eran las principales bazas oscenses en una primera parte muy similar a masticar clavos. Situación en la que la S.D. Huesca ha demostrado encontrarse cómoda y, además, mostrar su eficacia.

SEGUNDA PARTE

Escriche por Kevin Carlos, amonestado, era la permuta de Ziganda al descanso. Y no comenzaron nada bien las cosas para el Huesca tras superar el ecuador. En el 49, Enric Gallego se encontraba con un gran Andrés Fernández para evitar, a bocajarro, el 1-0 en el segundo palo. Pero el Tenerife no estaba dispuesto a seguir perdonando vidas.

Verbena defensiva de los visitantes, balón para Waldo en el 53 y un gran disparo le permitía adelantar a los chicharreros. Era el momento de la reacción y Ziganda lo intentaba con Joaquín en lugar de Soko. Tampoco es que se agitara en exceso el encuentro, pero al menos entre Florian y Juan Carlos osaban acercarse al área rival. Más cambios, en el 75, con precisamente estos dos sustituidos ante Juan Villar y Lombardo.

El partido era aburrido, tirando más hacia el empate que la victoria local, pero qué le van a contar al Huesca de efectividad. Porque era el día que la tuviera el Tenerife, dando de su propia medicina a los azulgranas. Balón en el 80 de Dauda para Teto, quien con calidad la definiera pegada al poste izquierdo. 2-0 y, en principio, partido acabado. Timor por Salvador, amonestado, nuevo cambio en los visitantes.

De hecho, pudo ser mayor la renta para los locales si Enric Gallego no se hubiera topado con la madera. Pero el choque finalizaba con ventaja de dos tantos para los canarios, más certeros en sus golpes que un cuadro, el de Ziganda, que apenas comparecía y pareció quedarse en el avión.

NOTICIAS DESTACADAS