Cuco Ziganda entrenando
El Huesca necesita vencer para mantenerse en la zona tranquila. Foto: S.D. Huesca

Sin apenas descanso tras el partido frente al Albacete, la Sociedad Deportiva Huesca viaja a Murcia para enfrentarse el sábado al Cartagena. Con el objetivo de mejorar registros fuera de casa, el míster, Cuco Ziganda, espera un equipo fiable y seguro, capaz de hacer un buen partido y sacar algo positivo de Cartagonova. “Tenemos claro que la dinámica fuera de casa tiene que cambiar, tenemos que dar un plus”, ha afirmado en la rueda de prensa previa a la jornada 23.

Es lógico, pero también cierto, que “el siguiente partido siempre es el más importante”, no solo para el Huesca, sino para todos los equipos. Y, en este caso, ganar “sería muy positivo de cara a coger confianza y a mejorar fuera de casa”, permitiendo confirmar que están por la labor y que son capaces de lograrlo.

Sobre esta cuestión ha insistido sin cesar. “Nos ha costado mucho sacar puntos fuera y es uno de los márgenes de mejora que tenemos. El sábado tenemos la primera oportunidad y debemos mostrarnos fiables y seguros, dar una imagen más poderosa que la demostrada hasta ahora”, ha declarado el míster.

EL CARTAGENA

Respecto al rival, “es un equipo que tiene una continuidad y un patrón de juego muy determinado, tiene control del juego, teniendo mucho la pelota y es valiente y atrevido”. Ahora bien, eso no quita para que hayan obtenido un punto de los últimos doce disputado. “No han estado tan acertados, pero la trayectoria es muy positiva y la idea de club muy clara”, ha valorado en su comparecencia.

Así que el Huesca espera ante el Cartagena un partido exigente e igualado. “Todos los equipos tenemos nuestras dinámicas, la igualdad es máxima y, si bajas la concentración o el nivel, cuesta sacar resultados, pero les veo jugar y juegan muy bien, con mucha confianza”, ha insistido.

Tras el último partido en casa, el técnico reconoce que no estuvieron tan bien y tan seguros, pero viéndolo a posteriori ve “cosas positivas”. “Hemos tenido tiempo para ver y analizar, no tanto para entrenar, pero hemos hablado y corregido situaciones. Creo que las tareas están clasificadas y el idioma es el mismo para todos, se trata de perfeccionarlo, y que la teoría encaje con la práctica”.

Por lo tanto, es momento de crecer y de olvidar ese empate que pudo terminar perfectamente en una derrota del Huesca. “No tenemos que dramatizar, sí ser conscientes de que no fue nuestro día, ya ha pasado y debemos mirar hacia delante con toda la ilusión del mundo”, ha zanjado este asunto.

LO MÁS VISTO