Pulido volea en el gol del empate ante el Oviedo
El gol de Pulido fue de bella factura, pero no sirvió para ganar. Foto: S.D. Huesca

El Huesca se ha caracterizado toda la temporada por su fortaleza en casa, pero no pudo pasar de un empate que acabó siendo insuficiente para lo sucedido en el campo. Después de jugar 40 minutos en superioridad numérica ante el Real Oviedo, el 1-1 dejó un sabor de boca más amargo que dulce en El Alcoraz. Faltó calma; ese punto de tranquilidad imprescindible para no convertir la ventaja en hándicap no se vio. Sin saber jugar con uno más, el resultado fue un empate que consolida al equipo en tierra de nadie.

Cuco Ziganda reconoció que no se fue conforme con el final del partido que hizo el plantel oscense. “Tal y como estaba el partido, y que el Oviedo se queda con uno menos, teníamos la esperanza de llevarnos los tres puntos. Hemos estado peor e incluso hemos tenido menos opciones de ganar estando el rival con diez. Es un empate, queríamos ganar, y creo que se ha visto desde el principio”, declaró el técnico.

Esa fue una de las claves del encuentro. Tener menos opciones de ganar contra diez que contra once pone en evidencia cierta ansiedad por lograr una victoria que no llega. Asimismo, el navarro quiso destacar la dificultad de los carbayones a la hora de crearles acciones de peligro. “No es fácil generarle ocasiones al Oviedo y lo hemos hecho, pero cuando se han quedado en inferioridad numérica, no hemos llegado prácticamente”, insistió en la idea.

Y la otra clave, la de la tranquilidad, no tardó en aparecer en la comparecencia posterior del entrenador del Huesca. “No hemos estado bien, no hemos tenido la calma necesaria cuando el rival estaba en una situación difícil. Hemos pensado de más y hemos jugado menos. Estábamos atacando muy bien y les hemos generado estando ellos con once. En la segunda mitad nos ha costado circular, nos hemos precipitado», contaba Ziganda.

TRABAJO NO FALTA

Para poner en equilibrio la balanza, el entrenador azulgrana insistió en que el Huesca trabaja y lo intenta por todos los medios. “Trabajamos e intentamos dar progresión al equipo en el punto en el que estamos. Intentamos hacer más cosas y generar más ocasiones, lograr más recursos para poder atacar y tener más opciones, pero el resultado no está llegando”, analizó.

Y si algo gustó en ese partido soso del Huesca ante el Real Oviedo, fue el tanto de bella factura, casi de chilena, que ejecutó el capitán, Jorge Pulido, en El Alcoraz. El entrenador también quiso alabarlo durante su análisis. “Es un golazo, sabemos que remata como un delantero y es una de sus virtudes. Es peligroso y los equipos le tienen muy referenciado. El gol ha sido de primer nivel”, valoró al término del encuentro.

LO MÁS VISTO