Sira Repollés es consejera de Sanidad de la DGA. Foto: Cortes de Aragón

Se abre un nuevo punto de vista en torno a la polémica surgida con los futuros pliegos del servicio sanitario urgente. En esta ocasión, la novedad llega de la mano del acuerdo al que han llegado los trabajadores sanitarios dentro del convenio colectivo. Unas mejoras laborales «extraordinarias», «excepcionales» e «inabordables», según ha tildado este jueves la consejera de Sanidad, Sira Repollés.

En este sentido, la máxima dirigente en materia sanitaria ha avanzado que su Departamento se encuentra analizando las consecuencias del convenio. «Visto que las condiciones de la firma son de gran envergadura, estamos estudiando las consecuencias del acuerdo del convenio colectivo para que no supongan una hipoteca difícil de asumir por la Comunidad», ha manifestado.

Repollés ha reconocido que «el impacto económico del convenio es muy difícil de gestionar», aunque ha aseverado que «el nuevo pliego debe respetar los acuerdos colectivos y contener la dotación presupuestaria suficiente». Por esta razón, ha expresado que, desde Sanidad, están esperando a los informes jurídicos necesarios «para actuar, si es indispensable, en la defensa legitima del Gobierno de Aragón ante unas condiciones absolutamente irracionales y disparatadas».

«La Administración no es parte de la negociación ni puede serlo, pero acaba asumiendo las consecuencias», ha aclarado la consejera. Por último, ha garantizado que «la atención sanitaria tendrá mayor presencialidad, más personal, mejores recursos, menos tiempo de respuesta». Además, ha insistido, tal y como aseguró Lambán hace unos días, que «ningún municipio perderá servicios, sino que todos mejorarán».

NOTICIAS DESTACADAS