El incendio ha afectado a 6.000 hectáreas y se ha acotado en unos 50 kilómetros

Aunque se podría decir que lo peor ya ha pasado, dado que la situación del incendio de Añón de Moncayo sigue mejorando, lo cierto es que la vuelta a casa y, sobre todo, a los campos que rodean a los ocho municipios que tuvieron que ser desalojados ha sido también un gran reto. «Aquí nos han tratado muy bien, nos han hecho sentir como en casa. Ahora casi tenemos miedo de irnos, porque al llegar allí no sabremos con lo que nos vamos a encontrar», explicaba una vecina de Alcalá de Moncayo emocionada a las puertas del pabellón de Borja minutos después de conocer la noticia de que podrían regresar a sus hogares.

El Buste, Añón de Moncayo, Vera de Moncayo, Alcalá de Moncayo, Ambel, Bulbuente, Trasmoz y Talamantes, además de la urbanización Cumbres del Moncayo y la pedanía del Santuario de la Misericordia, vieron cómo sus habitantes tuvieron que marcharse prácticamente con lo puesto. Allí no solo dejaron sus casas, sino también animales y tierras que, a su vuelta, no todos los han encontrado en las mejores condiciones.

Es por este motivo que, con la misma solidaridad que mostraron asociaciones, entidades, clubes y vecinos anónimos que dieron lo mejor de sí para ayudar a otras familias de las comarcas de Tarazona y el Moncayo y Campo de Borja, ahora se han iniciado también diferentes campañas de recaudación de fondos y donativos.

Entre ellos, desde el Club Añón Actividades Deportivas quieren ayudar a recaudar fondos para poder paliar los efectos producidos por el incendio que se ha desarrollado en la zona de Añón de Moncayo y así poder levantar de nuevo toda la infraestructura calcinada a través de la plataforma Gofundme.

De igual forma, también son muchas las imágenes en las que se apreciaba cómo el incendio quedaba a las puertas del Monasterio de Veruela pero del que, lamentablemente, no pudo escapar, por ejemplo, el restaurante La Corza Blanca. Para ellos también se ha realizado un donativo a través de la misma plataforma.

Las redes se llenan de mensajes de agradecimiento

Más allá de las diferentes campañas de donaciones, si algo ha quedado latente también a través de las redes sociales ha sido el agradecimiento de los vecinos de estas dos comarcas afectadas a todos los efectivos que han trabajado día y noche sin descanso para evitar que el fuego siguiera avanzando.

Entre ellos, también se ha destacado el trabajo de todos los agricultores que se mantuvieron en la zona ayudando, así como el de las diferentes personas que se quedaron en algunos de los pueblos hasta el último momento.

NOTICIAS DESTACADAS