El Ejecutivo colabora con la entidad a través de diferentes programas de inclusión social, dependencia y otros // Foto: Laura Trives

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha visitado este viernes la sede de la fundación La Caridad, un edificio histórico que es propiedad del Gobierno de Aragón, tras ser transferido por el Estado en 2010, y está cedido de forma gratuita a la fundación. El Ejecutivo colabora con la entidad a través de diferentes programas de inclusión social, dependencia y otros. Lambán ha conocido la labor que desarrolla el centro y ha elogiado que atender a tantos colectivos con diferentes necesidades se ha convertido, lejos de ser un inconveniente, en un estímulo mayor para prestar un servicio con mayor eficacia, teniendo una visión más integral a la hora de dar solución a los problemas.

“Lejos de ser un problema para la eficacia del servicio es una especie de ventaja. La convivencia de varios colectivos desfavorecidos no solo no tiene problemas, sino que encuentran estímulos y el compartimiento de experiencias y problemas ayuda a resolverlos”, ha continuado.

La Fundación La Caridad va a cumplir 125 años cubriendo las necesidades de atención de muchos grupos de personas vulnerables de Zaragoza en áreas de Infancia y Juventud, Inclusión Social y Tercera Edad. Realiza, de forma directa o concertada, programas que facilitan el desarrollo social de las personas y grupos con dificultades, para su plena integración social, a través del desarrollo de actividades de asistencia, prevención, rehabilitación, reinserción, integración sociolaboral y formación.

Lambán se ha mostrado muy orgulloso del liderazgo de la Comunidad Autónoma en materia de solidaridad, al tiempo que ha compartido el éxito entre la iniciativa pública y la privada. A su juicio, Aragón cuenta con un Tercer Sector muy potente que se integra de entidades como la fundación La Caridad.

NOTICIAS DESTACADAS