Menores acoso
Las organizaciones destacan la importancia de detectar las enfermedades en los institutos y colegios

Siete de cada diez menores sufren acoso o ciberacoso en su día a día, especialmente en los centros educativos, según los datos que maneja la Federación de Salud Mental de Aragón. Además, catorce menores de 15 años se suicidaron en el año 2021, lo que supone el doble que el anterior.

Las enfermedades mentales de los jóvenes y el acoso a menores han tomado relevancia en los últimos años y se han colocado en la agenda de gobiernos y asociaciones. De acuerdo con las organizaciones, uno de los mayores problemas a la hora de atajar el asunto es la detección. “Las personas saben que algo no va bien, pero si en su entorno hay tantas personas que también sienten que algo no va bien, no se le da la importancia que se le debería dar”, comenta la directora de la Fundación Tamdis, Ana Vicente.

Con el objetivo de darle visibilidad a esta problemática, las entidades que integran la Federación (entre ellas Asapme) se han reunido este lunes por la mañana en el acto de celebración del Día Mundial de la Salud Mental. “La falta de recursos económicos y humanos hacen que la atención a las enfermedades mentales sea insuficiente”, ha destacado su directora, Concepción López.

En este sentido ha hecho hincapié el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, quien ha mencionado un futuro plan de salud mental que se implantará el próximo curso en los centros educativos y se ha congratulado por “el buen funcionamiento” de la estrategia de prevención de suicidio. En la redacción de este nuevo plan se incluye el refuerzo de los equipos de convivencia que ya existen en colegios e institutos aragoneses desde 2018, así como la creación de un equipo de salud mental y emocional propio de cada centro.

LOS TRASTORNOS MENTALES, CADA VEZ MÁS PRECOCES

Parte de los problemas de salud mental en adultos comienzan antes de los 15 años. Son múltiples los posibles desencadenantes: el estrés, el aislamiento social, el acoso escolar o las adicciones. Esto repercute, según los técnicos de psicología, en su desarrollo vital posterior: tan solo el 17% de personas con problemas de salud mental encuentran un trabajo estable.

Si bien las enfermedades mentales en edades cada vez más jóvenes no son nada nuevo, estas se han acrecentado tras la pandemia “en una dimensión que no fuimos capaces de prever”, confiesa el jefe del servicio de psiquiatría del hospital zaragozano de Nuestra Señora de Gracia, Miguel Martínez Roig. Por ello, ha solicitado reiteradamente la incorporación de más profesionales sanitarios y sociales en los centros médicos y hospitalarios aragoneses. Por ejemplo, el sector Zaragoza I, en el que trabaja el jefe de servicio, no dispone de ningún trabajador social en la Unidad de Salud Mental Infanto-juvenil.

Según Roig, desde 2020 las consultas que más han despuntado son aquellas relacionadas con autolesiones, pensamientos y conductas suicidas y trastornos de la conducta alimentaria.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR