centro de bienestar y desarrollo canino Aragón
El recién inaugurado recinto dispone de una superficie de terreno de 6.333 metros cuadrados

Un centro de bienestar y desarrollo canino, el primero en Aragón, ha abierto sus puertas en Zaragoza hace apenas unos días, en plenas fiestas del Pilar. Situado poco antes de llegar al Burgo de Ebro, a unos ocho kilómetros de la capital aragonesa, el Centro de Desarrollo En Clave de Can busca convertirse en un referente a nivel nacional en la educación canina respetuosa.

Detrás de este proyecto está la mano del zaragozano Hugo Fernández, que se define a sí mismo como “educador canino amable”. Con la apertura de este nuevo centro, Fernández pretende ofrecer un espacio para que tutores y perros mejoren su relación desde una perspectiva positiva. Y es que, aquí no hay lugar para el castigo. “Vamos a intentar ayudar a los perros a ser perros y a trabajar de manera independiente sin necesitar de esa tutorización tan constante. Queremos alejarnos del modelo tradicional de convivir con perros que desde hace muchos años nos venden desde la televisión con referentes que no eran los más adecuados”, apunta Fernández.

El recién inaugurado recinto dispone de una superficie de terreno de 6.333 metros cuadrados y distintas zonas, entre las que destaca un aula y un porche, un arenero, una zona de propiocepción construida con materiales reciclados, una zona de esparcimiento para los tutores y también una piscina para que los perros se refresquen durante los meses de más calor. La mayor parte del centro canino ha sido levantado por el propio Fernández, que además ha apostado por la energía renovable para dotar de electricidad a las instalaciones.

Está situado a apenas 17 minutos en coche desde el centro de Zaragoza y cuenta con todo lo necesario para que tanto las personas como los animales puedan trabajar con seguridad en el progreso de sus mascotas. Allí se impartirán cursos y charlas formativas, además de sesiones personalizadas con grupos muy reducidos para poder tratar cada caso particular de la manera más adecuada. “Nunca va a haber más de cinco perros de manera simultánea en el centro. El objetivo es su bienestar y hay muchos perros que no llevan bien tener que afrontar muchas situaciones sociales a la vez”, explica el educador.

La idea de poner en marcha el centro comenzó a rondar por la cabeza de Fernández en 2013, aunque no fue hasta octubre de 2020 cuando se lo planteó más seriamente. Tan solo unos meses antes, en abril de 2020, el educador canino comenzó su andadura en Instagram con su perfil @enclavedecan, en el que cuenta con una comunidad de más de 78.700 seguidores. Esto lo convierte en uno de los grandes referentes en educación canina respetuosa de nuestro país.

Fernández utiliza esta plataforma para compartir conocimiento entre sus followers, derribar falsos mitos y analizar el lenguaje canino, que en muchas ocasiones es ignorado o malinterpretado. Toda una labor como influencer que el pasado mes de diciembre le llevó a ganar un premio de la guía TravelGuau por su labor de concienciación sobre la tenencia responsable de mascotas. “Todavía queda mucho por hacer, pero estamos dando pasos de gigante. Gracias a las formaciones que empiezan a aparecer, hay cada vez más profesionales que ven la convivencia de los perros de esta manera. Es cuestión de tiempo que este modo de convivir con perros acabe siendo el mayoritario”, considera.

LO MÁS VISTO