una mujer con un niño en el parque
En 2022 han atendido a 905 personas en Aragón y 98 familias se encuentran en lista de espera

Las familias monoparentales son núcleos vulnerables, avocados a una mayor situación de riesgo y exclusión social por su condición. Por tanto, necesitan una atención y una ayuda específicas, que es lo que les brinda la Asociación de Madres Solas (Amasol). En 2022 han atendido a 905 personas en Aragón y 98 familias se encuentran en lista de espera. La entidad les ofrece apoyo en áreas de empleo, vivienda y acción social a través de distintos programas.

“Las familias monoparentales están mal y falta visibilidad. Es una sola persona la que gestiona el núcleo familiar, y tienen que organizar sus tiempos personales, laborales y familiares en función de los tiempos de sus hijos. Al final acaban avocadas a trabajar en labores precarias como limpieza o cuidados. También tienen muy difícil acceder a la vivienda, sobre todo de alquiler”, ha indicado Patricia Durán, presidenta de la Fundación Amasol.

AYUDA EN EMPLEO, VIVIENDA Y ACCIÓN SOCIAL

La fundación trabaja principalmente con familias monomarentales, encabezadas por mujeres, aunque se brinda atención a todo tipo de núcleo familiar. El objetivo principal es fomentar la autonomía de los usuarios desde distintas áreas. Con el programa familia, pueden acceder a servicios de atención psicológica y de orientación, con el programa de empleo a prospección laboral y con el programa de vivienda, a atención interdisciplinar en vivienda de acogida y a intermediación en vivienda compartida.

Desde Amasol han podido trabajar con 161 usuarios en el área de empleo, 108 en el área de vivienda y 199 en el área de acción social. También se estima el apoyo en cobertura a necesidades básicas a 154 familias, en material escolar a 150 niños y a apoyo en transporte a 120. También atienden a 30 familias en zonas rurales. El incremento de núcleos familiares atendidos en 2022 ha aumentado en un 45% con respecto al año pasado.

CARNET DE FAMILIA MONOPARENTAL

Además, desde la fundación inciden en el desarrollo de competencias digitales, que ayudan a tramitar entre otras cosas, el carnet de familia monoparental. Un documento que lanzó el Gobierno de Aragón y que solo está disponible en siete comunidades. Como ha indicado María Victoria Broto, consejera de Ciudadanía, en su visita a la sede de Amasol, se trata de una forma de “dar respuesta y apoyar a las familias en su diversidad y con sus diferentes modelos”.

Este año, el Gobierno también firmó un convenio con Amasol, con un presupuesto de 85.000 euros que permitió a la asociación crear una oficina de información. A través de ella, se han podido ayudar a 465 familias, 11 encabezadas por hombres y 454 por mujeres, que se incluyen dentro del total de las asistidas por la entidad. “Las familias monoparentales requieren medidas singularizadas, atención prioritaria y específica, que dé respuesta a sus necesidades”, ha concluido Broto.

LO MÁS VISTO