Residencias Maitia
La atención integral se basa en dotar de mayor autonomía a las personas mayores y dar continuidad a su vida en la residencia

Las residencias de Romareda (Zaragoza), Hogar Doz (Tarazona), Ciudad de Huesca, Albarracín y Calatayud contarán a partir del primer trimestre de 2023 con las primeras unidades de convivencia impulsadas por el Instituto Aragonés de Servicios Sociales. Estas nuevas unidades tendrán el asesoramiento del Instituto Matia, una organización especializada en este modelo de Atención Integral Centrada en la Persona (AICP).

Uno de los principales objetivos de este modelo de atención es lograr la continuidad en las vidas de las personas que ingresan en una residencia, es decir, que puedan seguir con sus rutinas y sus actividades en un entorno cercano y familiar.

El proyecto prevé la construcción de veinte de estas unidades de convivencia en nueve centros públicos de Aragón que albergarán hasta 250 personas. “Este proceso supone un nuevo hito en el cambio de filosofía de los cuidados en los centros residenciales”, ha destacado la directora gerente del IASS, Noelia Carbó. En una segunda fase, se espera iniciar los trabajos de construcción de las unidades de la residencia Sagrada Familia (Huesca), Utrillas, Javalambre y Borja a lo largo de 2023.

La formación al profesional de las residencias, en total unas 1.200 personas, contará con el apoyo del Instituto Matia de San Sebastián, un referente en la AICP. La codirectora del Instituto Matia, Erkuden Aldaz, ha hecho hincapié en “que la atención centrada en la persona es una nueva mirada en la forma de entender la atención ligada a aspectos como el respeto de la dignidad y la autonomía personal, el fomento de capacidades desde lo significativo y lo cotidiano”.

NOTICIAS DESTACADAS