Lorenzo Caprile durante su conferencia
Lorenzo Caprile es un referente en la moda nupcial y ha colaborado con la Casa Real española

«No quiero ser políticamente incorrecto» ha sido, quizá, la frase más repetida por Lorenzo Caprile durante su conferencia en el Patio de la Infanta. Pero si por algo se conoce al modista -porque a él le gusta ser modista, que no modisto- es por no callarse y meterse «en fregaos», como él mismo decía riendo. Y algunas cejas ha levantado entre los alumnos de diseño de moda del Centro Superior de Diseño HAC_R Creativo de Zaragoza, a los que ha podido visitar en el centro educativo por la mañana. Sin embargo, la emoción por poder charlar con un referente de la moda española y maestro de la costura ha podido con todos los recelos.

Ya antes de empezar su masterclass, Caprile ha hecho gala de «ser un tiquismiquis» y ha corregido su presentación, aclarando que él no es un artista, pese a haber recibido en 2016 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. «Nosotros no somos artistas, somos industria», ha dicho dirigiéndose a los alumnos de diseño asistentes, «y es una industria durísima» que «tiene que ser vocacional, salir de las tripas» y en la que «no podéis ser tímidos, porque la ropa es la misma, lo importante sois vosotros y el humo que vendáis», les ha aconsejado. Sin embargo, Caprile tan pronto se pone serio como suelta un chascarrillo, arrancando las risas de todo el Patio de la Infanta.

Y así ha dado comienzo su masterclass, en la que ha intentado dar respuesta a la pregunta ¿por qué las prendas tienen etiquetas? Llevando al público por un viaje que ha partido con un dibujo de Leonardo Da Vinci y ha recorrido el París de María Antonieta y el vestidor de Eugenia de Montijo, Caprile ha explicado que este es «un fenómeno de antes de ayer, las etiquetas en la ropa apenas tienen 150 años». Lo cual «es una pena», ha señalado, porque «no conocemos el nombre de las prendas y complementos de las obras de arte antiguas».

INFLUENCERS DEL SIGLO XVIII Y EL ORIGEN DE LAS MARCAS

El modista madrileño ha colocado en el origen de la ropa firmada a la reina María Antonieta quien ha afirmado que «sería la mayor de las influencers». Y es que, todo lo que usaba esta caprichosa reina llevaba el sello de los mejores sastres y artesanos y causaba furor. Su peluquero, Leonard Autié, concibió el famoso peinado «pouf» y se alió con Rose Bertin, que realizaba las «fruslerías» que los decoraban, para crear los estilismos de María Antonieta. «Ella fue la primera en abrir lo que sería una boutique, una mercería», ha recalcado Caprile, «porque antes los vendedores iban a casa de las señoras». En ese momento ha querido advertir a los alumnos de la importancia del marketing en la industria de la moda, poniendo como ejemplo la picardía de Rose Bertin. «Ella supo decir a las clientas ‘tenéis que venir vosotras, yo no os necesito, vosotras me necesitáis a mí’, que no es verdad, claro que necesitamos a las clientas, pero supo hacer un buen marketing».

De María Antonieta ha pasado a Charles Frederick Worth, que «es el origen de la moda tal y la conocemos hoy con las etiquetas, los desfiles y las temporadas», ha señalado Caprile. Y ¿cómo consiguió su relevancia? Fácil, según el maestro de la costura, «sabía que tenía que vestir a la influencer del momento, que era la emperatiz Eugenia de Montijo». Una vez conseguido, se le abrieron las puertas a las casas reales europeas y a las élites de Estados Unidos. «Worth empezó a vender el derecho de reproducción a talleres de Estados Unidos», ha explicado Caprile, creando el prêt-a-porter como lo conocemos hoy. Y, para que nadie dudara de sus diseños, les puso una etiqueta en la que estampaba su firma. Un trabajo que recogió la diseñadora por excelencia según el modista: Coco Chanel, quien «fundó las bases de lo que debe ser una marca de moda».

Caprile ha terminado su conferencia entre chistes y aplausos, con un auditorio de jóvenes promesas de la moda a sus pies, con los ojos brillantes de ilusión y la mente llena de preguntas que hacerle. Tanto así que un público tan numeroso o más que el que ocupaba el Patio de la Infanta, veía por streaming la conferencia en la Sala Rioja. Y allí se ha dirigido el modista para responder a todas sus preguntas, que se hubieran alargado durante toda la tarde si le hubieran dejado. Tras tres horas con Caprile, que a algunos les ha sabido a poco, los alumnos de HAC_R Creativo han salido del Patio de la Infanta con una renovada pasión por la moda. Y es que, como han señalado las alumnas de segundo María José Vallejo y Clara Muñoz, Caprile «ha hablado de cosas que no sabía así que ha sido muy interesante» y «podremos coger inspiración para nuestros próximos trabajos».

LO MÁS VISTO