Con pistachos, sal y hasta como mascarilla facial: Zaragoza se derrite con la Feria del Chocolate

El Monasterio de Piedra fue ese lugar en el que en 1534 unos monjes tuvieron la maravillosa idea de mezclar el cacao con un poco de agua para dar lugar al chocolate a la taza. Un chocolate que por aquel entonces era algo amargo y que ha evolucionado tanto que se puede encontrar hasta con sal, especias y frutas. La Sala Multiusos de Zaragoza se convierte este fin de semana en algo parecido al paraíso para aquellos que no pueden resistirse a este placer con ChocoMad, la Feria Internacional del Chocolate, una de las citas gastronómicas más importantes del panorama nacional que desembarca por primera vez en la capital aragonesa. Y es que ya se sabe que en Aragón somos muy lamineros.

Un gran caldero de un humeante chocolate caliente acompañado de bizcocho endulzaba la Sala Multiusos, que ya a primera hora de la mañana acogía una buena afluencia de gente que no podía resistirse a un buen tazón. En los 40 stands, los productos eran de lo más variados. En Origen Ecuador el chocolate está hecho con productos originarios de Latinoamérica y se puede encontrar desde uno con cedrón (hierbabuena), rosas, sal de Cuzco o Maracuyá y son especialistas en cacao fino aroma. «Este tipo de cacao tiene muchos aromas, muchos matices en boca y es muy empleado en la alta bombonería. Nosotros lo utilizamos para hacer tabletas gourmet», han relatado desde el stand.

CATAS, SHOWCOOKINGS Y MASCARILLAS

Mientras el récord Guinness, Diego Zappa pintaba con una deliciosa crema de chocolate, el escudo del Real Zaragoza y la Basílica del Pilar, en el stand «De chocolate» vendían exactamente esas dos reliquias de la ciudad en forma de tableta. «Nuestros productos más vendidos son estas tabletas en forma de monumentos de todas las ciudades de España y ahora que estamos en Zaragoza pues la Basílica, La Aljafería o el escudo del equipo gustan mucho», contaban. Además, en De Chocolate se utilizaban flores cristalizadas naturales, fruta confitada y frutos secos para hacer suculentos bombones.

Desde chocolate con piñones de los pinares de Valladolid hasta otro con pistacho con fresas pasando por el chocolate caliente de Lacasa que, además, era solidario pues los beneficios iban para Aspanoa. En esta Feria del Chocolate Internacional había stands para todos, incluso para aquellos que descubrían sorprendidos que el chocolate también se utiliza para la piel. En el Spa de Chocolate de Anyelín Carrasco había mascarillas a base de cacao y café y ofrecían masajes y tratamientos faciales relajantes. Y es que en la feria, además de degustar y comprar tanto chocolate como se quiera, también hay actividades como showcookings, catas, tratamientos y concursos.

Concretamente, este sábado se entregarán los Goya del Chocolate a los mejores reposteros y pasteleros de Aragón y también se decidirá cuál es el mejor bombón de la Comunidad. Y es que, como ha dicho la vicealcaldesa y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, «la tradición del chocolate se forjó hace muchos años, pero la verdad es que Zaragoza y Aragón tienen grandes expertos y empresas que hacen arte con el chocolate y que llevan nuestro nombre al panorama nacional e internacional».

Los más pequeños se mancharán un poco las manos en ChocoKids la zona de ocio que se ha habilitado en la Multiusos para ellos. Así, durante todo el fin de semana, el chocolate hará las delicias de aquellos que lo consideran como la octava maravilla del mundo.

LO MÁS VISTO